Próximos Carteles
Noviembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Facebook Fan
Resultados > Los tres tocan pelo en Morelia

Los tres tocan pelo en Morelia

Publicado por José Mata el 1/8/2010
Los tres tocan pelo en Morelia
[José Mata] Ante una entrada que casi logra el medio aforo en El Palacio del Arte de Morelia, Michoacán, se han lidiado toros de la ganadería de doña Celia Barbabosa, actualmente propiedad de don César Barbabosa, que han sido correctamente presentados, bravos y encastados, los mejores primero, tercero, cuarto y sexto.

El rejoneador Jorge Hernández Gárate: Vuelta y dos orejas.
Rodolfo Rodríguez El Pana: Ovación y oreja.
José María Luévano: Dos orejas y oreja.

Detalles:

Los Forcados de Mazatlán, hicieron pega, la primera les resultó en el segundo intento, y la segunda fue consumada en el primero. El cabo fue invitado por el rejoneador a que le acompañara en su vuelta al ruedo.

Al final Luévano y Hernández Gárate han salido a hombros.

_________

El joven rejoneador Jorge Hernández Gárate ha cortado dos orejas al cuarto de la tarde, sin embargo, debieron haber sido cuatro, no obstante, el “exigente” juez le negó las que hubieran sido las dos primeras en el que abrió el festejo, por la falta de pañuelos que ondearan en el tendido, muy a pesar de que las exclamaciones se hicieron presentes para exigir los trofeos.

Desde el palco de la autoridad se hizo entender a señas, el señor juez, porque no concedía las orejas, y acto seguido, la empresa inundó de pañuelos a los asistentes, para que no se volviera a cometer otra injusticia, y… solucionado el penoso inconveniente… todo estuvo bajo la normalidad taurina.

Sí… ha sido un inconveniente que no valoró la espléndida actuación del joven Gárate, quien por otro lado, lució en los tres tercios, en sus dos propuestas; siempre llevando sometido a sus astados, llevándolos toreados por la grupa, exponiendo en terrenos comprometidos, y haciendo alarde pegado en tablas, en lo que pudieran haber sido espectaculares trincherazos, al cambiarse de dirección en la cara de los toros.

Y por supuesto, imponiendo certeramente rejones de castigo, banderillas a una mano de forma tradicional, e incluso, haciendo gala de las espectaculares santinas que levantaron de sus asientos a la emocionada concurrencia, para dar paso así a los pares a dos manos que fueron bien logrados.

Por supuesto, tras imponer cada rejón o banderillas, remató la suerte, siempre toreando, lo que actualmente debe hacer cada rejoneador que su deseo sea impactar en el gusto de los aficionado. Como rúbrica ha quedado en cada ejemplar rejones de muerte de efectos mortíferos, y como ya hemos relatado, de no haber sido por un juez que buscaba afanoso pañuelos en los tendidos, en lugar de vuelta y dos orejas, el resumen de Jorge Hernández Gárate habría sido de cuatro orejas.

Cosas veredes.

Los Forcados de Mazatlán que han participado en la actuación de Jorge Hernández Gárate, han tenido aceptable intervención, ya que consiguieron la pega en el primero al segundo intento, y la consumaron en el cuarto al primero.

José María Luévano se izó como el triunfador del festejo tras sumar tres orejas, que han sido el resultado de dos faenas empeñosas, correctas, exponiendo en terrenos en donde el toro marcaba su jurisdicción, y José María, estuvo ahí extrayendo series por demás meritorias, que consiguieron el cometido de impactar en los aficionados que han concurrido y llenado casi la mitad del aforo. Así le vimos disfrutar gozoso de cada pase de cada serie, y eso se percibió en los tendidos, Luévano ya en esta madurez quiere retomar en definitiva el tiempo que se ha ido, pero en él, parece que pronto volverá.

Magia… belleza enigmática, variedad en toda la faena tanto en capa como en muleta, manejo perfecto de la escena, y derroche a raudales del sentimiento torero que atesora el ya legendario Rodolfo Rodríguez El Pana, han vuelto a llenar el redondel de El Palacio de Arte.

Ante la mirada atónita, sobre todo, de una centena de maravillosos chiquillos, de esos niños casi olvidados del cariño de los padres y que mal llaman de la calle, han venido invitados desde Salamanca, por el doctor Marco Antonio Ramírez, dueño del imperial coso moreliano, y gozaron a raudales al ver la mágica expresión de un torero que tiene mucho poder, quizá ya no tanto en el aguante, pero sí y mucho en el sentimiento, que avasalla y trasciende.

Quizá como esos chiquillos muchos aficionados no sepan que El Pana los conduce en cada propuesta por los caminos intensos de arte a trascender en el espíritu, no es necesario cuidarse mucho ni de la doctrina ni de la erudición, pero ponen al igual que El Pana su corazón sobre la arena, y de ahí que todos quedemos inmerso bajo el sublime influjo del arte torero del Brujo de Apizaco.

Una primera faena riñonuda sumó El Pana, ante un complicado toro de Doña Celia Barbabosa, ganadería que ahora lleva sus destinos su nieto, don César Barbabosa, y que envió toros correctamente presentados que han sido además encastados, y la segunda del enigmático torero tlaxcalteca le permitió que su espíritu se recreara a través de su inspiración, en un momento dado el toro hizo por él, pero esto no fue ningún impedimento para que tras incorporarse continuara ese concierto que en verdad llegó a los diletantes taurinos.

Gran ovación escucharía en su primero, y una oreja tras dos pinchazos, pasearía ante los vítores en su segundo, pero de que El Pana volvió a dejar para el perene recuerdo, su paso por el coso moreliano… eso… eso, es un hecho contundente.


Foto: Archivo.



Explorar artículos
Artículo anterior Resultados de la jornada. El Zapata triunfa en Atzayanca, Tlaxcala Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo