Próximos Carteles
Octubre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Facebook Fan
Resultados > Cortan orejas Santos y Sotelo; Martínez muy torero con dos mansos peligrosos

Cortan orejas Santos y Sotelo; Martínez muy torero con dos mansos peligrosos

Publicado por Jorge Soria el 17/9/2010
Cortan orejas Santos y Sotelo; Martínez muy torero con dos mansos peligrosos
[Jorge Soria] Con más de tres cuartos de entrada en la plaza de toros de San Miguel de Allende, se llevó acabo la Corrida del Bicentenario.

Se lidiaron cuatro toros de Garambullo, uno para rejones que fue bueno; el lote de Guillermo Martínez, ha sido manso con peligro, arrollando, buscando herir al torero; dos para Jorge Sotelo, de poca presencia, que no estaba herrados ni con número ni con hierro de la ganadería, regaló uno de Garambullo complicado.

El rejoneador Rodrigo Santos: Dos orejas.

Guillermo Martínez: Ovacionado en su lote.

Jorge Sotelo: Dos orejas; silencio y abucheado en el de regalo.

___________

La tarde del pasado jueves 16 de septiembre en la Plaza de Toros Oriente del pueblo mágico de San Miguel de Allende, Gto, con un clima caluroso, un sol radiante que por momentos se combinaba con algunas nubes y ligeras rachas de viento, con una entrada al tendido que superaba un poco más de los tres cuartos de plaza, se llevo acabo una interesante corrida en el marco de los festejos de la Feria Taurina de Allende Bicentenario 2010, se lidiaron cuatro, uno de regalo, bureles de El Garambullo, agradables de hechuras, pero mansos, descastado y peligrosos, y dos “pequeños” astados de una ganadería de dudosa procedencia (en el callejón corría el “rumor” que eran de la dehesa de Campo Hermoso), pero no había modo de asegurarlo, pues no llevaban el hierro de la ganadería, ni divisa, ni numero, faltos de presencia y de juego disparejo.
Partieron plaza:
El rejoneador potosino Rodrigo Santos (Casaca uva y oro): Dos orejas.
Guillermo Martínez (Grana y oro): Ovación en su lote.
Jorge Sotelo (Azul rey y oro): Dos orejas, silencio y abucheos en el de regalo.

Incidencias:
Es preocupante la falta de precaución por parte de las autoridades de la plaza como autoridades locales, no garantizar la seguridad de los aficionados dentro del coso, pues no permitían que se introdujeran al coso botellas de plástico, pero si permitieron que varios espectadores introdujeran botellas de vidrio y consumieran sus bebidas directamente de las botellas, afortunadamente no ocurrió una desgracia cuando un grupo de “borrachos” tiraron un par de embaces provocando que se rompieran, pues bien pudieron lesionar seriamente a algún espectador ajeno a estos “inadaptados” y en la plaza había mujeres, personas de la tercera edad y niños, OJO.

En el marco de la celebración del Bicentenario de la Independencia de México, en esta ocasión en un hermoso, pintoresco pero sobre todo, por sí mismo mágico y místico lugar que invita a ver y vivir la vida de una forma diferente, pues por donde quiera que se ande en sus calles (entre cerros) , invita a la tranquilidad, olvidar el “ajetreo”, la rutina de la vida diaria, todos los convocados por el cartel nos dimos cita en el bello, aunque descuidado coso de San Miguel de Allende, Gto, pues creemos que si hay una buena forma de festejar, es acudir a una plaza de toros a presenciar y emocionarnos con la más hermosa de las fiestas. Pero cuando las cosas a lo largo del festejo no resultan del todo favorables o de la forma que se hubiera deseado, en especial por el juego y la presencia de los cornúpetas de negro que saltan por la puerta de toriles todas las ilusiones se derrumban.

Se cortaron un total de cuatro orejas a en el transcurso del festejo, pero el número de apéndices cortados pueden cuestionarse tomando en cuenta la labor de los diestros en el ruedo, como es el caso de Jorge Sotelo.

Con Independiente, el primero de su lote un pequeño “toro” con un peso, según, de 450 kg., tuvo un inicio interesante con el capote, en una enjundiosa tanda de verónicas, lo que prometía algo destacable, sin embargo mientras avanzaba su que hacer con la muleta, aunque aprovechaba el viaje del toro por ambos pitones, pases que la muchedumbre coreaba, más por el ambiente de “pachanga” que lentamente invadía el tendido, que por el toreo mismo, Sotelo comenzó a hacer lo que se entiende y denomina como “torear a la gente”, dejo una estocada desprendida para cortar dos orejas que el juez, que aparentemente también tenía su propia “pachanga” en el biombo, no dudo un segundo en conceder, se premio al toro con una vuelta al ruedo.

Con el segundo de su lote, otro pequeño burel de nombre Insurgente con un peso anunciado en la pizarra de 445 kg., bicho con el que realizo un trasteo más de tramite que de otra cosa, pues el ejemplar carecía de emotividad, transmisión y trapío, ejecuto una estocada fulminante con la que doblo rápido el toro que se fue entero al destazadero.

Regaló un sexto toro de nombre Allende de 455 kg., que tenía nada más un poco más de kilos, aunque también le faltaba trapío, una marrajo que si Sotelo no lo regalaba igual no pasaba nada, pues aunque el diestro estuvo voluntarioso, poco se puede hacer ante una mesa que no se mueve ni empujándola, aunado al hecho de que la gente, aburrida y molesta, poco le presto interés pues estaban más interesada por buscar la salida de la plaza.

Rodrigo Santos tuvo si acaso un poco más de suerte con el único toro que lidió, Bicentenario de nombre y con un peso de 472 kg., saltando al ruedo tercer lugar, que si acaso fue el más manejable del festejo, o el menos complicado, como se quiera ver, realizando un agradable toreo a caballo, colocando bien tanto rejones de castigo como banderillas, pero también por momentos exponiendo de más a sus cabalgaduras provocando algunos de sustos al dejar llegar en un par de ocasiones el toro al caballo, sobretodo cuando por poco lo aprisiona contra un burladero faltando poco para inferirle una cornada peligrosa a uno de sus equinos, al colocar el rejón de muerte fallo en un primer intento pues lo dejo trasero y defectuoso, tuvo que volver a practicar la ejecución para dejar la hoja letal en buen sitio, doblo rápido el de El Garambullo para cortar las dos orejas del toro que fue premiado con el arrastre lento y le acompañaron las palmas del respetable.

Hicieron su debut el grupo de forcados de San Miguel de Allende, consiguiendo una pega de merito al segundo intento, pues el forcado de cara, tenia aproximadamente 8 años de no realizar semejante proeza.

Por su parte el tapatío Guillermo Martínez tuvo que vérselas con el peor lote de la tarde,abrió plaza con Charro, un fortísimo ejemplar de 480 kg., correcto en presencia de la ganadería de El Garambullo, con el que Martínez estuvo voluntarioso, pero mientras pasaba la lidia el bicho desarrollo un comportamiento de manso y peligroso, poniendo en predicamentos al jalisciense pues tuvo que aguantar estoicamente los arreones que por momentos daba el cornupeta, poca pericia al ejecutar la suerte suprema calando al toro en un primer intento y eternizándose la labor hasta escuchar dos avisos, recibió las palmas de la audiencia en el tercio.

Con Trigarante, segundo de su lote de 482 kg., otro toro complicado, incomodo y peligroso, que si bien había que lidiarlo, tocando de pitón a pitón metiéndose en los costillares del astado para castigarlo, pero el siempre terminaba defendiéndose y poniéndose por delante, sin oficio con la espada, se fue entre el silencio del respetable.



Foto:Archivo.


Explorar artículos
Artículo anterior Gran corrida en Cuernavaca, Morelos, donde “El Zapata” se lleva la tarde Antonio Romero toma la alternativa y corta tres orejas Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo