Próximos Carteles
Octubre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Facebook Fan
Guadalajara > Dadivosa oreja a Ricardo Rivera, injusto sector del público con el ganadero Marco Garfías

Dadivosa oreja a Ricardo Rivera, injusto sector del público con el ganadero Marco Garfías

Publicado por Edgardo Levy el 25/10/2010
Dadivosa oreja  a Ricardo Rivera, injusto sector del público con el ganadero Marco Garfías
[Edgardo Levy] Se celebró la segunda corrida de la temporada. Se lidiaron siete toros de la ganadería de Marco Garfías, todos bautizados con nombres de famosos caballos de la historia.

Primero, bueno en términos generales; segundo, bravo que había que someterlo; tercero, soso y mansurrón con peligro; cuarto, malo; quinto, malo, huidizo, berreando de malo; sexto, difícil y el séptimo de regalo, muy bueno superior a la labor de su lidiador. Disparejos en presentación y cornamentas

Incidentes:
Salida al tercio para Gustavo Campos, después de colocar dos pares de poder a poder, aplausos a David Vázquez Rivera, que colocó una gran vara. Por cierto, una de las cabalgaduras de la cuadra de don Roberto Cobos, reparó en el patio de caballos, antes de iniciar la corrida, provocando que el jinete cayera estrepitosamente. En la lidia del séptimo de la tarde, el colombiano Ricardo Rivera, llamó groseramente la atención del piquero Vázquez Rivera, por no castigar en el momento que el lidiador quería. Las cosas no pasaron a mayores. Un sector del público increpó de fea manera al ganadero Marco Garfias y al juez de plaza licenciado Luis Roberto Gutiérrez.

El maestro en veterinaria y zootecnia, Luis Bourguetts, designado por el Ayuntamiento de Guadalajara, mostró a www.toroestoro.com, las cabezas y maxilares de los siete toros lidiados, informando que el primero de la tarde As de Oros, tenía 4 años y los otros seis, eran toros cinqueños.

Fermín Spínola.- Al tercio y ovación.
Alberto Espinosa El Cuate.- Aviso con leves palmas.- Leves palmas.
Ricardo Rivera (Colombia).- Aviso con palmas.- Ovación y dadivosa oreja en un séptimo cajón de regalo.

______

Fermín Spínola, de verde botella y oro, regresó a Guadalajara- Su primero se llamó As de Oros, como el caballo que montó el revolucionario Emiliano Zapata. Pesó 505 kilos. Spínola, lancea a la verónica hasta en seis ocasiones, rematando con revolera. Quitó por tersos mandiles. Inició la faena muleteril con mandones doblones, bajo el consejo del subalterno Gustavo Campos, que le indicaba que lo hiciera con sitio. El toro con mucho celo y cabeza suelta, fue sometido y pasó en tandas que con la diestra Spínola, realizó. Fue hasta una tercera serie con la izquierda y un cambio de mano, cuando rompió el gélido ambiente del graderío, que no del clima. Estocada pasada y desprendida. Con la espada de cruz dos golpes, no sin antes escucharse de las alturas un aviso. Prácticamente sin llamarlo los aficionados salió al tercio a agradecer aplausos. En el arrastre de As de Oros, se escucharon ovaciones.

El cuarto de la tarde, tuvo por nombre Arete (Seguramente recordando al General Mariles, cuando en la Olimpiada de Paris, ganó medalla de oro para México, montando a Arete. El de Marco Garfias, tuvo romana de 490 kilos. Los aficionados en los tendidos continuaban indiferentes y fríos- Larga cambiada de hinojos de Fermín, siguieron verónicas y malestar de un sector de asistentes, que consideraron la presencia del astado, anovillado. Con la muleta doblones con ambas manos. En el centro del ruedo dos series con la diestra y luego, Arete, cambió notoriamente de lidia, la cabeza alta, queriendo huir, volteando contrario. Trató Spínola de someterlo, ligándole hasta tres señoriales dosantinas y cambiándose la sarga de la mano derecha a la izquierda en una clara demostración que él, era quien mandaba en la arena. Tuvo además toreó variado. Para concluir torerísimo doblones, pinchazo hondo y tres cuartos de ración. Ovación para Fermín y sonoros pitos a los despojos del animal.

De rosa mexicano y plata, Alberto Espinosa El Cuate. Bucéfalo, se llamó el segundo de la tarde, en memoria del caballo que montó Alejandro Magno, pesó 530 kilos. Nada en capa y a punto estuvo de sufrir un serio percance cuando el toro lo iba a entablillar. Salió el joven de Nuevo León con la taleguilla hecha añicos. Después de brindar a don Manuel Verduzco, quien lo ayudo en su etapa de novillero, Alberto, prácticamente se jugó la vida, pero por desgracia pocos lo entendieron. Consiguió tres tandas con la diestra y una al natural. Bucéfalo, tenía guasa y se revolvía en un palmo de terreno. Recordó a Manuel Capetillo, con su creación de la Capetillina. Para concluir ajustadas y temerarias Manoletinas. Dos pinchazos y media, así como seis golpes de descabello, para escucharse del palco un aviso y leves palmas para El Cuate.

El quinto Genitor, como el jamelgo que montó el gran Emperador romano Julio César, pesó 520 kilos. Aplaudido de salida de toriles. Alberto, sólo logró una media y una revolera. La faena de muleta la inició por alto, el toro, el más hecho del encierro, berreaba constantemente, huía y llevaba la cabeza alta. Hubo mucha voluntad por parte de Espinosa, que con esfuerzo logró tandas con ambas muñecas. Después de dos pinchazos, media tendida. Leves palmas para el matador.

Después del grave `percance que sufrió la temporada anterior, volvió a Guadalajara, el colombiano Ricardo Rivera, de blanco, plata y oro, faja y corbatín en negro. Su primero en el sorteo, se llamó Babieca, como el caballo que montó don Rodrigo Díaz de Vivar El Cid Campeador. El toro, pesó 505 kilos. Luego de capotazos de prueba, lo sometió y logró buenas verónicas, que remató con señorial media. Quitó Spínola por gaoneras y fregolinas. Rivera, se dirigió al palco de los médicos y con lagrimas en los ojos, les brindó la muerte de Babieca. Toreros doblones y en el centro del redondel logró hasta cinco tandas con la derecha y tres con la siniestra, pero ya en la zona de tablas. Fue una faena con mucha paciencia y calma a un toro soso, mansurrón. Hubo desanimo en los aficionados cuando fue desarmado en un par de ocasiones. Antes de entrar a matar se escuchó un aviso del palco, porque Ricardo, se había excedido en el tiempo. Delantera y desprendida de efectos rápidos. Palmas para el torero al llegar al burladero de matadores.

Saltó el sexto de la tarde, Rocinante con 530 kilos, en memoria del jamelgo que montó el personaje de Miguel Cervantes de Saavedra, Don Quijote de la Mancha. Con el pitón izquierdo escobillado, por haber rematado antes del entorilamiento, desde su salida fue pitado ruidosamente. Hubo quienes dijeron que por la falta de trapío y porque los más exigentes decían que el astado era un novillo. Lo realizado por Ricardo Rivera, no fue tomado en cuenta, así como tampoco lo hecho en varas por Rocinante, que con bravura derribó la cabalgadura de Héctor Cobos. Hubo mucha voluntad por parte del extranjero, pero nadie prácticamente se lo tomó en cuenta. Anunció el regalo del séptimo cajón y después de concluir con los días de Rocinante, el público lo ovacionó.

El séptimo, bautizado como Marengo, con 490 kilos, hizo recordar en la historia al caballo blanco de Napoleón Bonaparte, Marengo, tuvo por nombre, aquel bello caballo. Rivera, lo recibió con lances fundamentales, que remató con media y revolera. Excelente vara de David Vázquez Rivera y luego el malestar de Ricardo, por haber castigado el picador, ante que su matador se lo indicará. Realizó el colombiano una faena, que no llegó a ser superior a las condiciones de Marengo. Media estocada delantera y bastante desprendida, Algunos asistentes sacaron albos pañuelos y de manera bondadosa e injusta, Luis Roberto Gutiérrez, sacó un blanco pañuelo, ordenando la concesión de un apéndice.

Toroestoro.com, tuvo oportunidad de entrevistar al ganadero don Marco Garfias, quien aseguró que no volverá a Guadalajara, debido a la injusticia que se cometió con él, la tarde de éste domingo, por parte de un pequeño sector de espectadores. En los próximos días enviaremos la entrevista con aspectos bastante interesantes de lo que el señor Garfias, externó a toroestoro.com.




Explorar artículos
Artículo anterior Puerta grande para Saldivar, Castella un pedazo de torero con muñecas de oro Apoteótica faena de Ignacio Garibay e indulto de un San Diego de los Padres Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo