Próximos Carteles
Octubre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Facebook Fan
Aguascalientes > Pelea de Gallos Hidrocálidos, la raza de Barba, el tesón de Joselito y el arte de Aguilar

Pelea de Gallos Hidrocálidos, la raza de Barba, el tesón de Joselito y el arte de Aguilar

Publicado por Ana Delgado el 31/10/2010
Pelea de Gallos Hidrocálidos, la raza de Barba, el tesón de Joselito y el arte de Aguilar
[Ana Delgado] Menos de media entrada en la plaza Monumental, toros San Isidro bien presentados y manejables, palmas a los despojos del cuarto y arrastre lento al quinto.

Fabián Barba: palmas y oreja
Joselito Adame: al tercio y dos orejas.
Mario Aguilar: dos orejas y palmas.
_________________

Los claveles y el olor a puro regresaron a la monumental, los alamares, las sedas y los oros brillaron otra vez en el ruedo hidrocálido, y lo más importante, volvió la pasión a los tendidos y en el ruedo la lucha por no dejarse ganar las palmas.

Los tres toreros aguascalentenses consiguieron emocionar, cada uno en su estilo, a los verdaderos aficionados que aunque en poca cantidad, cimbraron con sus olés a cada rincón de la plaza.

El primer espada, Fabián Barba, tuvo dos actuaciones pundonorosas, la primera de ellas ante un cárdeno de buen estilo pero que se paró pronto, con el que Barba estuvo muy firme y con su característico toreo vertical consiguió ligarle algunas tandas por derecha. La emoción decreció debido a las ya para entonces escasas embestidas del burel. Pinchó en varias ocasiones y se retiró entre palmas.

Llegado el turno de salir el cuarto de la tarde Barba se colocó rodillas en tierra frente a la puerta de toriles para recibir con largas afaroladas al hermoso castaño de San Isidro que posteriormente le permitió hacer una faena de garra y entrega.

Los cambiados por la espalda estremecieron al tendido y la raza de Barba contagio a sus paisanos con tandas de firmeza, luego las embestidas escasearon y Barba extendió la labor. Mató de estocada entera ligeramente caída para llevarse una honrosa oreja.

Joselito Adame volvió a la tierra que le vio nacer, ahora se le vio con una gran disposición por agradar y dejar en claro quién fue el triunfador de la feria 2010.

Su primer a actuación fue de entrega variado con el capote, cubrió con decoro el segundo tercio y de muleta consiguió momentos buenos por derecha, el toro no le duró mucho y hubo que deshacerse de él sin mayores emociones.

Pero como sus compañeros de cartel ya se le habían ido por delante, Joselito con el quinto de la tarde salió por todas, las zapopinas volaron en el aire y las palmas eufóricas se escucharon, luego las gaoneras al extremo de cercanía con la taleguilla para luego de muleta conseguir pases coreados por la mayor parte de la afición.

La colaboración de Juguetón, el quinto de San Isidro fue muy buena ya que no se cansaba de embestir con calidad a la tela roja de Joselito. Para algunos su labor fue de mucha emoción pero esa misma no le permitió asentarse del todo ya que estuvo un tanto acelerado, aunque se agradece que el de Aguascalientes vuelva a hacer sentir a sus paisanos.

Mató de estocada entera y caída y la autoridad le otorgó dos orejas que luego le fueron pitadas por un sector del público.

Decía en la nota previa a este festejo que en el caso de Mario Aguilar, la ocasión era una gran oportunidad para enamorar a sus paisanos, y debo decir que lo logró, porque Mario en su primero toreó con tersura, con cadencia, con delicadeza como cuando de enamorar se trata.

Desde que se abrió con la capa los lances fueron deletreados y de muleta los pases acariciaron el viento y la conjunción entre toro, toreo y afición fue extrema. Tandas largas y con profundidad que tenían ese aire de arte que te hace sentir el misterio del toreo, la inexplicable conexión de almas que hicieron que alguna vez, un día ya lejano, el toreo te arrebatara el corazón.

El buen juego del toro de San Isidro permitió a Aguilar congraciarse con sus paisanos a tal grado que termino de convencer a los incrédulos o simplemente a los que desconocían el toreo de arte que posee.

Y para culminar el encuentro de pasiones, mató de estocada entera en lo alto y así recibir dos merecidas orejas.
Con el que cerró plaza Aguilar estuvo con voluntad pero esta vez las coas no rodaron como se hubiera deseado, se puso pesado con el acero y todo quedó en palmas.

Al final Mario Aguilar y Joselito Adame salieron en hombros y así termino una tarde de emociones en la que la pugna en el ruedo se volvió a sentir, lástima que no todos los que se dicen aficionados acertaron en asistir al coso monumental, pero los que así lo hicieron se llevaron el recuerdo de una autentica pelea de gallos hidrocálidos.

Foto: Archivo.


Explorar artículos
Artículo anterior Llegó el becerrista español José Antonio Lavado y viajó a España Manuel Gutiérrez Cartel de hidrocálidos para el festival de calaveras Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo