Próximos Carteles
Octubre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Facebook Fan
Colombia > Enfermedad holandesa en la Santamaría

Enfermedad holandesa en la Santamaría

Publicado por Mauricio Sepúlveda el 19/11/2010
Enfermedad holandesa en la Santamaría
[Mauricio Sepúlveda] Presentamos a nuestros lectores el tradicional análisis de los carteles de la temporada bogotana 2011 que acaban de ser divulgados a toda la afición.

En esta ocasión los carteles de la temporada bogotana sufren de una enfermedad muy conocida entre los economistas, la enfermedad holandesa, que no es otra cosa que por potenciar mucho a un sector los demás se ven afectados, causando más perjuicio que beneficio al global de la economía, esto sumado al ya tradicional gafe que les ocurre a las temporadas de celebraciones especiales, tal cual sucedió con la temporada de los 75 años en Bogotá y con la de los 50 de Manizales hace unos años, hacen que la temporada no resulte redonda.

Este es el diagnóstico de la cartelera bogotana, que conmemora los 80 años de la plaza de Santamaría. Este año se cumple un deseo, casi un fetiche para la empresa y la afición bogotana, la traída del rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza que se aplaude y se celebra pero que llega – como los roqueros viejos que ahora vienen encantados a Bogotá – un puntito tarde en su larga trayectoria, no porque antes no se le quisiera traer sino porque él no había querido venir. Pues bien, este gran logro y el acomodar a El Juli con Las Ventas pareciera haber afectado en demasía a la temporada global pues el acoplamiento de los carteles, las dos tardes mixtas, el perder dos cupos para toreros de a pie, e imagino que los presupuestos condicionan la temporada, tal cual como sucede con la denominada enfermedad holandesa en la economía.

Adentrándonos en la estructura de la temporada es imposible no comparar los carteles con los de años pasados y es claro lo que se encuentra, faltan más nombres rutilantes, de los cuatro ases de la baraja taurina mundial que se anunciaron el año pasado este año solo está uno, y a una tarde, por tanto no se puede decir otra cosa que los carteles de este año han bajado en calidad notablemente. No está José Tomás pero por las razones de todos conocidas y que imposibilitaban su presencia en Bogotá, se entiende. No está Ponce que es muy bien recibido por gran parte de la afición bogotana pero su ausencia se veía venir desde que se arrastró el último toro de Alhama y que supuso la pataleta posterior del torero de Chiva, estaba mosqueado e iba ser difícil convencerlo porque en los últimos tres años no llevaba el boleto número uno sino que lo llevaba José Tomás, quien era el primero que elegía ganaderías en Bogotá.

El tercer as que hace falta y este sí que se echa en falta, es el gran triunfador del año anterior, merecedor de dos tardes por su gran actuación en la corrida de cierre, estuvo anunciado hasta poco tiempo antes de divulgarse los carteles pero imagino que es víctima de otra de las pataletas, en este caso de El Juli, que a última hora se puso brioso y pidió corridas de garantía, pensaba yo que había pedido la corrida de Santa Bárbara para poder triunfar y demostrar lo que dice que es, pero iluso yo, solicitó fue la corrida de Las Ventas, que debía estar ya apalabrada con Castella – otro al que había que consentir dado los desacuerdos de años anteriores - y el resultado de esto ha sido la salida de Manzanares, lamentable y que en este caso se debe anotar en el debe de la empresa. Merecía dos tardes y se quedó sin nada, el cartel lógico era con El Juli para poder ver y medir cara a cara a los dos gallos que más cantaron en la temporada europea.

El que sí está es El Juli, abonado permanente a la temporada bogotana, aunque este año habló duro y puso en aprietos a la empresa a última hora, es un acierto el volverlo a traer dada su gran temporada europea a excepción de su paso por Madrid, pero cuando debía estar anunciado en dos tardes, ante la no venida ni de Tomás ni de Ponce, solo está una, cuando en temporadas anteriores si ha estado dos veces, pero imagino que sus honorarios deben haber escalado de manera importante y que sería difícil acartelarlo en dos tardes.

Y bueno, está Hermoso de Mendoza, un total acierto, no solo por lo que él representa sino porque vamos a poder ver rejoneo de verdad y ahí si dimensionar las actuaciones de muchos que vienen con solo el nombre como credencial. Espero que su presencia no condicione mucho a los toreros que comparten con él las dos tardes, pues los raseros son muy distintos cuando hay rejoneadores y toreros en el ruedo.

Luego están Castella y Perera. El francés, al que se le compensó el no acuerdo de la temporada anterior y esta vez se anuncia dos tardes, suficiente hubiera sido con una, si eran dos se pudo haber rememorado su intención de torear los Mondoñedos en mano a mano con Bolívar y ese si hubiera sido un cartel de la talla de los 80 años.

Perera vuelve y es bueno verle, pero si estuvieran los ases mencionados al inicio no tendría cupo y ojala que no venga en la versión de pegapases en la que estuvo en Cali el año pasado.

Y regresa Cayetano sin mayor mérito para eso, ojo con esa corrida porque sabemos los antecedentes que tiene su presencia en Bogotá y la gestión de su apoderado Curro Vásquez en Europa, con grandes escándalos de baile de corrales en muchos lugares de España donde se anunció que sumado al comportamiento extrañísimo de hace dos años de los toros de Juan Bernardo Caicedo en su debut en la Santamaría nos hace dudar.

Uno de los aciertos de la temporada es el regreso de Luis Bolívar y a dos tardes, pero reitero que se pudiera haber logrado el fallido cartel de la temporada pasada con Castella y los Mondoñedo.

De los demás decir que Abellán viene a rellenar, a Luque será atractivo verlo y a Urdiales también, es un torero diferente a los que está acostumbrada la afición colombiana y el enfrentarse a los Santa Bárbara puede depararnos una buena lección de lidia y técnica.

De los toreros colombianos anotar que es justísima la doble actuación de Manrique, la repetición de Sebastián Vargas, Ramses y Solanilla aunque estos dos últimos tendrán que estar muy preparados para enfrentar a los Mondoñedo, e ilusionante ver a la joven promesa Santiago Naranjo. Falta Cristóbal Pardo que el año anterior estuvo dignísimo.

En la novillada se vuelve a incluir a un español desconocido que esperamos sea algo más que los tres que han traído en temporadas anteriores que no han dicho absolutamente nada y que si es por reciprocidad con nuestros novilleros que si se lleve a cabo efectivamente.

Para cerrar el tema de toreros y esto si es de mi cosecha y un gusto particular se me antoja que Juan Mora, un torero muy querido y admirado en Bogotá, hubiera caído perfecto en los carteles y estaba a tiro para haberlo traído, y yo - repito que es una apreciación mía - le hubiera cogido la caña a Morante cuando anunció que quería estar en Bogotá, pero entiendo que sus formas en su última contratación no fueron las más cordiales con la empresa además de salir pitado enfureciendo a la afición, pero le hubiera traído porque donde destape el tarro de las esencias en Bogotá revienta el cuadro.

En el aspecto ganadero debemos anotar que vuelven los Santa Bárbara pero con el cartel más flojo de todos, demostrando que todo este mundo está al revés, si los toros embisten y son bravos no los quiere nadie. Irónica verdad.

A los Mondoñedo siempre será bueno tenerlos pero vuelven al cartel de colombianos, que por un lado son los únicos que se los tragan y por el otro, dado lo visto el año anterior con Uceda y Tejela, son los únicos que intentan meterles mano.

Repite Las Ventas, una ganadería supravalorada por los toreros y por la prensa pero que es comercial y por la que se pelean a las figuras. También regresa lo de Gutiérrez Arango sin gran mérito para eso, pero debe tener cupo para satisfacer las solicitudes del torero – modelo que lleva Curro Vásquez.

Regresa lo de Achury que espero traiga una corrida por lo menos bien presentada y no el fiasco que presentó en 2009 y también vuelve lo de Juan Bernardo Caicedo, que eso si se cuidó de no estar anunciado con “El Juli” ni con Cayetano no vaya y sea que se carguen de nuevo la corrida.

En resumen una temporada bien por debajo de otras anunciadas anteriormente que esperemos en el ruedo reverse los sentimientos despertados al leerlos en el papel.



Explorar artículos
Artículo anterior La Fiesta debe ser revisada en sus estructuras Triunfo grande de Sergio Blanco Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo