Próximos Carteles
Octubre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Facebook Fan
Comentauro > En la Opinión de Pepe Mata: Castella apoteósico con un buen toro que no era de indulto

En la Opinión de Pepe Mata: Castella apoteósico con un buen toro que no era de indulto

Publicado por José Mata el 12/12/2010
En la Opinión de Pepe Mata: Castella apoteósico con un buen toro que no era de indulto
[José Mata] Castella rebasó pleno de gloria la puerta grande de la Monumental Plaza de Toros México.

Esto es un hecho irrefutable. Esta tarde apareció una primera faena que ha sido un festín de serenidad, de imaginación, que dio inicio con el capote, para apoyado en el armonioso ritmo le permitió conducir al toro con la muleta en trazos templados, consiguiendo estentóreos olés que cimbraron al coso mayor del mundo.

Si tuvo un primer ejemplar débil, que le permitió esa faena armónica por lo bien que le entendió el toreador, pero pésimo estuvo con el acero, y para colmo nada pudo hacer con su segundo, así que decidió regalar un sobrero de la ganadería de Teófilo Gómez, de nombre Guadalupano.

Un ejemplar con muchas bondades, con muchas cualidades, pero que no acudió con poder al caballo y apenas recibió un pequeño puyazo. Débil… sí fue muy débil, tanto que tuvo algunos derrumbes que se vieron al principio, y por ello lo fue llevando con mucho tiento el torero francés, para que no volviera a rodar por la arena. Luego tuvo algunas salidas contrarias con la carilla alta, que en nada engrandecen a la bravura ni a la casta.

Si… repitió mucho… en muchísimos pases, para sumar muchísimas series, series que consumaron el toreo suave, reposado… sentido y grandilocuente, gracias a esa mágica tauromaquia de Castella, pero también faltaba esa mágica chispa que concede la bravura para sentir redondeada la faena... por parte de la encastada bravura del astado.

El público que llevaba una tremenda aburrida, y con un frio que comenzaba a molestar, al ver tan luminosa creación, supuso que todo era consecuencia de un toro bravo, pero fue más de un toro dúctil, de bondad infinita… que se dejó y dejó hacer todo sin molestar ni molestarse, y estuvo ahí un gran torero que lo entendió y lo aprovechó de forma extraordinaria.

Vino el indulto que en lo personal no me convenció.

Hubiera sido mejor haber visto a Sebastián Castella pasear las dos orejas y el rabo ante los vítores de los extasiados asistentes, la ovación cerrada de un arrastre lento al toro por ser un buen colaborador, y una salida como lo que fue apoteósica, pero con los máximos trofeos, porque el torero galo, ha estado inequívocamente apoteósico.






Explorar artículos
Artículo anterior Querido Santa En la opinión de Pepe Mata... La lección Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo