Próximos Carteles
Diciembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Facebook Fan
Apuntes de mi libreta taurina > Los juniors en los toros

Los juniors en los toros

Publicado por DonLibretas el 14/12/2009
Los juniors en los toros
En los años ochenta uno de los toreros favoritos de las fiestas de carnaval en mi pueblo, Jalostotitlán Jalisco, más bien el favorito por antonomasia, era Jorge Gutiérrez.

Siendo mi familia grandes aficionados a los toros, recibían en casa a la mayoría de quienes actuaban en las corridas de feria, sin discriminar banderilleros, picadores ni aficionados.

Era una tradición tener las puertas abiertas a la torería desde fines de los años cincuenta. En casa se vistieron Juan Silveti, Manuel Capetillo, Carlos Arruza, Fermín Rivera y el maestro Armillita, además de toreros españoles y sudamericanos.

Treinta años después les tocó hacer lo propio a los hijos de esos toreros y algunos otros, que si bien no venían de esas dinastías taurinas, habían sabido ganarse a pulso un lugar como primerísimas figuras. Hablo de un Manolo Martínez, de Cavazos, de Lomelín y por supuesto de quien es mi amigo hasta la fecha; Jorge Gutiérrez. Él, medio en broma y muy en serio siempre me decía cuando coincidía en casa con algún heredero de la afición y el oficio de su padre: “chale ya nomás puro junior llega a tu casa” y lo decía así, pronunciando fuerte la jota, junior. Quizás consideraba que ellos tenían el apoyo para realizar sus sueños de toreros del que él carecía.

Hablo de esto en consideración a lo que ha sucedido en estas últimas dos corridas en la Plaza México. El domingo en que Miguel Espinoza, junior del maestro de Saltillo, se presentó vestido de banderillero pobre con un espantoso terno color mertiolate bordado en negro que hacía juego con su cara abotagada de buen bebedor en compañía de otro torero más que junior, Cayetano Rivera Ordóñez, ya que en su caso desde tres generaciones antes, es decir desde Cayetano Ordóñez su bisabuelo, Antonio Ordóñez su abuelo y Francisco Rivera “Paquirri” su padre, ha corrido ADN torero por sus venas y en la corrida de este domingo próximo pasado se presentó Manolo Martínez jr.

Siento que la manera en que se expresaba Jorge de los juniors contemporáneos tenía mucho que ver con el comportamiento que usualmente se les achaca a tales personajes. Un cronista de la llamada nota roja cuando un personaje así incurre en alguna falta o delito principia su nota diciendo “irresponsable junior en lujoso auto… etc.” Lo cual podría ser un buen inicio de la crónica para narrar la actuación de Miguel en el domingo 6 de diciembre, pero no para hablar de la actuación de Cayetano.

A Miguel, además del mal gusto en el vestir, se le veía la apatía de quien recibe todo sin sacrificios de su parte y a Manolo Martínez el público le reprochaba su ascendencia sin tomar en consideración su entrega ante unos toros definitivamente malos. De él no se puede decir que se haya comportado como junior pues es bien concida por los aficionados mayores de cuarenta años la oposición de su padre para llegar a torear y que aun en vida de él tuvo que recurrir al apoyo de quien más se enfrentó con el gran Manolo en los ruedos, el torero regiomontano hijo de un humilde guardaplaza, Eloy Cavazos de quien tomó la alternativa en 1995 ¿Se podrá decir del juez Cardona que es un junior? En la corrida en que negó el buen estilo del toro lidiado en el primer turno de Arturo Macías, merecedor al menos del honor del arrastre lento y también menosprecio el mérito del matador hidrocálido al no conceder el rabo que la plaza entera exigía por su actuación.

Ahí, al inefable se le vio con la misma prepotencia del junior borracho en el antro de moda, bronqueando a quienes tienen la suerte con las mujeres que a él su sangre pesada le niega, como esperando el auxilio de sus guaruras para lograr sus caprichos. Este juez actúa como el junior que sabe no será reprendido, pues sus guaruras son los miembros de la inexistente o más bien inútil comisión taurina (con minúsculas) del Distrito Federal, quienes más bien impondrán a otro juez con la sangre más espesa y con más afán de protagonismo que el susodicho ¿juez? Así como renegamos de los juniors pesados y mala leche, debemos reconocer el esfuerzo de los toreros que sin hambre económica tienen el hambre espiritual para alcanzar las alturas de primeras figuras como es el caso de Cayetano, del “Cejas Macías” y del Payo.

Querido Jorge a ellos el adjetivo de juniors no les va tanto como a los imbéciles apoyados por padres que sin concebirlos los encumbran (llamémosle delegación Benito Juárez o a quien corresponda) hasta un podio que les queda grande. Ojalá que antes de que el tiempo lo haga, alguien se les adelante y los deje en sol general abajo del reloj, donde aunque estén más arriba del público, se vean tan bajos como su estatura moral.

Desde mi barrera de sala en Aguascalientes. Librado Jiménez

Explorar artículos
Artículo anterior Festival en Jalos, Jalisco.
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo