Próximos Carteles
Septiembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Facebook Fan
Ecuador > Ambel Posada cortó una oreja y José Antonio Benítez sufrió una cornada

Ambel Posada cortó una oreja y José Antonio Benítez sufrió una cornada

Publicado por Opinionytoros.com el 19/4/2010
Ambel Posada cortó una oreja y José Antonio Benítez sufrió una cornada
Con media plaza, en la coqueta Plaza de Toros “Raúl Dávalos”, se lidiaron tres toros de la ganadería de Campo Bravo y tres toros de la ganadería La Trinidad, de desigual presentación y juego.

Campo Bravo (1º Bravo y noble, 3º Con peligro para el de a pié, 4º manso y con peligro) La Trinidad (2º Con sentido y peligro, 5º peligroso, 6º Con sentido y peligro y 7º peligroso).

Ambel Posada, Aplausos, una oreja y ovación
Oliva Soto, Palmas y aplausos
José Antonio Benítez. Vuelta al ruedo en el único que mató.

Como el “toricantano”, José Antonio Benítez, tuvo que abrir la corrida, lidió a Saltillo, de 430 kilos sobre sus lomos, de la ganadería de Campo Bravo. Toro castaño, chorreado en verdugo. Instrumentó algunas verónicas con el capote. Recibió una vara pero al humillar se dio un volantín, que fue peor que la vara recibida. Al salir se había roto la pezuña derecha. Se le colocó algunos palitroques en el segundo tercio. Pero, pese a la lesión sufrida, el toro bravo y, noble, siguió adelante, embistiendo al galope, como si nada pasara. Sin embargo, el tener esa lesión, pese a ser el toro de la alternativa, el nuevo matador de toros lo toreó sin tomar en cuenta nada. Algunas tandas de derechazos, fueron jaleados por el público. También utilizó la mano izquierda, en buenos naturales. El toro por su bravura, parecía que no estaba lesionado. Tuvo algunos problemas en la suerte suprema. El público aplaudió al torero, quien luego, dio la vuelta al ruedo (?). Fue ovacionado el astado en el arrastre.

Desteñido de 450 kilos sobre sus lomos, de la ganadería de La Trinidad, le correspondió en suerte, al nuevo matador de toros nacional. Nada hizo con el capote. Un negro bien presentado. Al embestir el toro, el diestro se cruzó y el astado lo fue llevando por delante. En espacio de dos metros, prácticamente desvistió al torero con la gran cornamenta y, la colocó en otro tercio de la lidia. Pero, el toro le cayó encima, creyéndose que lo había aplastado. Cuando el astado se puso de pie, fue el matador El Renco, quien estaba en el callejón y de paisano, coleó al toro y, evitó que el astado empitonara contra la barrera, al padre del nuevo matador, ex - matador de toros, que saltó al ruedo. Momentos de angustia se vivieron en la plaza y, el toro quedó con una seria lesión en las manos delanteras. El toro lesionado fue sacado hacia los corrales, donde debió ser apuntillado. Eso hizo, que Posada toree un toro adicional.

El padrino de la alternativa, Ambel Posada, tuvo que vérselas con tres enemigos. El primero fue Canta Claro, de la ganadería de La Trinidad, con 475 kilos de peso. Un hermoso astado, jabonero sucio, Bonitas verónicas abrieron la lidia de este astado. El toro se notaba distraído. Recibió una buena vara. Algunos derechazos que fueron jaleados por el respetable y, el astado comenzó a tomar sentido. Con la música en el ambiente, continuó el diestro con la mano derecha. Al realizar la tanda de naturales, el astado comenzó a mostrar peligro pues, se detenía en la embestida y, lanzaba tornillazos al salir de la misma. Un metisaca por el costillar, al lanzarse a matar al animal. Luego una casi entera, aunque muy vertical. Tres golpes del descabello para pasaportar al bicho. Aplausos para el diestro y, división de opiniones al toro en el arrastre, por su peligrosidad.

Licorero, de 450 kilos en sus lomos, de la ganadería de Campo Bravo, un hermoso castaño. Nada hizo con el capote. Dos varas de regular ejecución, terminaron con el primer tercio. Sin mayor apuro, terminó el tercio de banderillas. Con la muleta, destacaron las tandas de derechazos, ovacionadas por el público. Con la mano izquierda, ejecutó una magnífica tanda de naturales, demostrando gran poder, al citar, templar y mandar. El astado comienza a tener sentido y, se torna peligroso. Sin embargo, el diestro pudo más y, logró dominarle, a fuerza del poder de su muleta. A media altura y consintiéndole al toro, continuó la faena. Una casi entera desprendida y, el astado muere como los bravos en los medios, pese a haber sido un manso peligroso. La autoridad le concede una oreja, a pedido de los aficionados y, pitos al astado en su arrastre.

De La Trinidad, el astado de 460 kilos en sus lomos, de nombre Chambra, un castaño capirote, ojo de perdiz, bastante rápido y, con una respetable cornamenta. Verónicas bien ejecutadas, al inicio de la lidia de este séptimo toro. Una vara y, muy mal con los palitroques. El matador brindó la lidia y muerte de este animal, a la cuadrilla de su compañero herido. Con mucho poder, realizó una faena con su mano derecha, ante lo peligroso de ese astado. Con música en el ambiente, continúa la faena el diestro español, demostrando el gran poder de su muleta, con las dos manos. Dominado el astado por su matador, el animal hacía lo que el diestro le pedía. Una gran estocada en lo alto. Pero, se puso pesado con el acero, al no haber doblado, habiendo escuchado dos avisos. Ovación al matador y pitos al astado en el arrastre.

Holgazán, un toro de Campo Bravo, con 470 kilos de peso, fue el primer astado para Oliva Soto. Un astado con deseos no muy santos de embestir. Una larga vara, recibió el burel. Dos chicuelitas y una hermosa revolera, dieron comienzo al quite inicial de la faena. Con cuatro garapulllos, se pasó al último tercio de la lidia. El toro demostró ser manso y peligroso. Mucha voluntad del matador pero, nada más. Una estocada en lo alto. Palmas al torero y pitos al astado en el arrastre.

Con 460 kilos de peso, Estudioso de la ganadería de La Trinidad, le correspondió en suerte en segundo término. Un castaño rápido. Una verónica y una media, abrieron la faena con el capote. Una vara en buen sitio. Dos palitroques completaron el segundo tercio. El toro arrancaba desde largo, lo que fue aprovechado por el matador, para sacarle partido, en hermosos derechazos. Varios naturales de buena factura pero, con ciertas cosas de peligro en el animal. Estuvo un poco pesado con el acero. Escuchó un aviso. Aplausos para el torero y, silencio para el toro en el arrastre.

Parte facultativo de José Antonio Benítez, ofrecido por el Dr. Fabián Romero, de la Clínica San Juan de la ciudad de Riobamba.

“En el sexto toro de la noche, sufre una cogida el matador de toros ecuatoriano José Antonio Benítez, Recibió una cornada al nivel del muslo derecho en la cara anterior, la que produjo una escoriación, al parecer sin problema interno. Por efecto de la caída, sufre una conmoción cerebral que lo tuvo en estado de inconsciencia por cinco minutos, luego estuvo nulitado unos diez minutos. Como el toro se le fue encima, tiene una lesión en la pierna derecha y escoriaciones en la cara y en la mano. Al momento se lo ha ingresado.

Termodinámicamente, se encuentra bien, pero tiene que quedarse en observación por 24 horas, para conocer los resultados de los exámenes y tomografías pues, parece que no hay nada, según la versión del diestro que dice no sentir nada pero, eso se debe a que todavía está en una conmoción que recién pasa. Entonces, hay que esperar, para ver si se toma otra medida.

Al parecer esa cornada no es quirúrgica ya que parece superficial pero, hay que ver que pasa luego. El control es necesario y, si se necesita una intervención urgente, habrá que hacerlo”.

Foto:opinionytoros.com


Explorar artículos
Artículo anterior Leonardo Benítez viaja a Ecuador Todo listo para la feria de Riobamba 2010 Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo
Publicidad