Próximos Carteles
Septiembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Facebook Fan
España > Los de Cebada Gago... Mandaron a los tres toreros a la enfermería

Los de Cebada Gago... Mandaron a los tres toreros a la enfermería

Publicado por José Mata el 8/7/2010
Los de Cebada Gago... Mandaron a los tres toreros a la enfermería
Como es habitual en la plaza de toros la Casa de la Misericordia de Pamplona, se ha registrado un lleno a reventar, y tras las manifestaciones de acuerdo, así como del consiguiente desacuerdo con el Concejal en turno, que ha presidido el festejo, se han lidiado pésimos ejemplares de Cebada Gago.

Bien presentados, a excepción del tercero, que resultó chico, con diferente actitud: el primero de salida ha rematado con su pitón izquierdo en el burladero de matadores y se lo ha fracturado inesperadamente de la mitad, tuvo que ser sustituido, el primero bis, mansurroneando, saliendo con la cara alta, con un sentido que fue desarrollando a más en cada segundo de la lidia; el segundo soso, descastado, se apencó en tablas desde banderillas y ya se negó a embestir; el tercero poco pases, aunque fueron con clase; manso, deslucido, con la cabeza suelta ha sido el cuarto del festejo; el quinto… manso, soso, deslucido; con la cara arriba, derribó al del castoreño, complicado resultó para la muleta, recortando las embestidas y buscando las piernas del torero.

Francisco Marco: Silencio y lesionado de la oreja derecha.

Sergio Aguilar: Silencio; silencio en el que toreó por Marco; y .

Jesús Martínez Morenito de Aranda: Vuelta y silencio.

Incidentes:

Al entrar a matar al tercero Morenito de Aranda se hizo daño una vieja lesión en el hombro derecho. Fue infiltrado en la enfermería para poder salir a torear al quinto, ya que a Francisco Marco, no le permitieron ya salir.

Cuando lanceaba a su segundo Francisco Marcos al caer en la arena se le desprendió la oreja derecha.

Sergio Aguilar, quien entró por el herido Francisco Marcos, al rematar una serie recibió una cornada en la cara anterior de la mano derecha, que le atravesó hasta la palma, y por fortuna no afectó a los tendones. Le atendieron rápidamente en la enfermería, infiltrándole, para que pudiera salir a torear al sexto.

La corrida se tuvo que suspender tras caer el cuarto unos minutos, porque la terna estaba en la enfermería.
_____________________

Una fiesta interminable se vive en las festividades de San Fermín, en la plaza las peñas no dejaban de interpretar entre María Bonita del Flaco de Oro, El Rey del inevitable José Alfredo Jiménez, en fin un mar interminable de canciones mexicanas, y una Chica Ye-Ye, que también pasaba lista de presente.

En lo particular yo no soy partidario de correr los encierros antes de ser lidiados por las calles en medio de gente que no sabe nada sobre el tema. Siempre he sospechado que cuando hacen correr a los toros por las calles de Pamplona, a su lado, por una parte los corredores pamplonicas, que por cierto son muy pocos ante la inmensa muchedumbre, y los mucho más… paseantes inexpertos, que sigo pensando que acaban haciéndoles daño, y enseñándoles mucho más de lo que se supone a los toros.

Francisco Marcos, tuvo que ver devolver a su primero porque de salida se estrelló en el burladero de matadores y se partió el pitón derecho en dos, por lo que tuvo que ser devuelto a los corrales. El primero bis lo ha saludado de hinojos ha recibido a su ejemplar, sin poder conseguir nada que dijera algo con la capa ya incorporado. Tampoco mucho pudo hacer con la franela, pues desde el prólogo ante un peligroso ejemplar realizó una faena esforzada, no obstante, el toro siempre estuvo buscándole herir, fundamentalmente con el pitón izquierdo, un espadazo habilidoso, todo ese esfuerzo fue silenciado. Lanceando a su segundo… el toro hizo por él, pero al caer ha sido tan fortísimo el impacto con la arena, que se desprendió la oreja derecha.

Entró Sergio Aguilar –como segundo espada-, insistiendo sin que existiera una razón de peso ya que frente a él estaba un toro que no valía nada… absolutamente nada, y en un pase de pecho, le asestó con el pitón derecho fuerte derrote en la mano derecha que al final se la atravesó. Después de un pinchazo, dejó una entera que ha sido suficiente.

No… no había nada qué hacer con un toro tan manso y tan rajado como fue el segundo del festejo que le correspondió a Sergio Aguilar, que apenas y compareció en caballos, comenzó a resistirse en banderillas, y en la muleta fue un auténtico marmolillo, por ello Sergio Aguilar tuvo que estar tan breve como una aceituna. Un espadazo atravesado, otro pinchazo y una entera. Silencio.

Al primer lance se lo ha ceñido tanto al cuerpo, que necesariamente recibió el primer susto del sexto. Derribó a la cabalgadura el sexto, que no es lo mismo que provocar el tumbo, ya que el tumbo es la pelea franca metiendo la cabeza abajo del peto y empujando con los riñones. Complicado acabó siendo el torete en la muleta, y Sergio, un torero fino, tuvo que pechar con este toro absolutamente a contraestilo. Un espadazo para quedar todo ese importante esfuerzo en el desolador silencio.

Morenito de Aranda, lances de mucho esfuerzo que han sido recortados con una media que dijo más que lo anterior. Con la tela roja han aparecido trazos largos y sentidos con la diestra, que entre el bullicio interminable de las peñas, y el reconocimiento de las buenas conciencias, han trascendido para el buen toreo, poco fue lo que aguantó el toro, pero ahí quedaron esos pocos pases de tersura con la diestra. Cuando entró a matar, en el encuentro el hombro derecho… salió fuertemente lastimado.

Infiltrado de ese hombro tuvo que salir Morenito de Aranda, para entonces Francisco y Sergio continuaban en la enfermería. Sí, él tenía que salir al paso, y al toro que hizo quinto. Extrajo pases de sumo mérito a un manso deslucido, y en la realidad el esfuerzo no dijo mucho, más bien nada, a los tendidos, pero quizá sí a los entendidos. Un espadazo habilidoso, tres descabellos y ahí claudicó el quinto. Silencio.

En fin, que yo no estoy de acuerdo con eso de correr lo encierros de Pamplona, si atraen a infinidad de turistas, pero acaban mermando al espectáculo. Entonces, esto acabará siendo un reclamo al aire.

Explorar artículos
Artículo anterior ¡Una oreja de 675 kilos!...triunfan Ferrera y Pinar Entre el esfuerzo inútil y lo útil del esfuerzo Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo
Publicidad