Próximos Carteles
Octubre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Facebook Fan
España > El Juli abre la puerta grande pero sale por la enfermería; a Curro Díaz la espada se la cerró

El Juli abre la puerta grande pero sale por la enfermería; a Curro Díaz la espada se la cerró

Publicado por José Mata el 12/7/2010
El Juli abre la puerta grande pero sale por la enfermería; a Curro Díaz la espada se la cerró
Nuevamente con un llenazo en la plaza de toros de la Casa de la Misericordia de Pamplona, se han lidiado ejemplares de Victoriano del Río, bien presentados.

El primero, con clase y calidad; el segundo, manseó en el caballo, ha tenido buen estilo, con recorrido; el tercero, noble, con recorrido, sin complicaciones; el cuarto, bravo, con casta, pero con clase; el quinto, ha tenido recorrido, noble; el sexto, saliendo con la cara alta.

Curro Díaz: Silencio y saludó en el tercio.
Julián López El Juli: Oreja con fortísima petición de la segunda y oreja.
Alejandro Talavante: Silencio y silencio.

Incidentes:
El Juli recibió un puntazo en la bolsa escrotal que sólo la rompe, exhibiendo un testículo.

________________

Curro Díaz con su habitual expresión artística, ha extraído una faena pletórica de bueno gusto, un festín de sentimiento, dándole siempre su sitio y llevándole no sólo con temple, sino con cadencia y ritmo. La sucesión de finos trazos que han conseguido trascender, porque en su conjunto han logrado la fina arquitectura de la propuesta. Al final tras un espadazo trasero, el toro se amorcilló, Curro se desesperó, intentó descabellarlo, y lo que hubiera sido el corte de un trofeo, acabó en el silencio.

El saludo al cuarto ha sido de unas cadenciosas verónicas que muestran, como es obvio, el espíritu de artista de Curro Díaz. La propuesta del artista ha dado inicio con suaves pases de tanteo que fueron ubicando al toro, para después ir desgranando series con la mano diestra pletóricas de temple, cadencia, ritmo y sentimiento. Bellos han sido los naturales. Si una tauromaquia como un piano concierto. Pudiera ser una sinfonía coral, si tirara del toro, en lugar de dejar la muleta retrasada, ya que habría mayor dimensión en el trazo, y mucho mayor gozo para el espíritu del diletante taurino. La espada no ha vuelto a ser de efectos mortíferos, por lo que tuvo que hacer uso del descabello, en donde no ha estado muy acertado.

Curro Díaz se ha dejado ir la puerta grande, por esas fallas inadmisibles con el acero. Qué le vamos hacer.

El Juli recibió con aseados lances a su buen ejemplar, al que le recetó unas chicuelinas tras una comparecencia a regañadientes con la cabalgadura. Un par de pases por alto, para dar paso a la mano diestra y comenzar a construir su faena. Con la misma garra ha estado por el lado natural, dejando interesantes episodios en el devenir de la faena. Su conocido poder hizo una faena que impactó al tendido. Al final dosantinas, y pases pintureros. El ya conocido julipié, para dejar una entera que ha sido suficiente para que sucumbiera el ejemplar y recibir una oreja, aunque el respetable ha exigido dos.

Lances poderosos sumó en la bienvenida a su segundo ejemplar El Juli, al que ha rematado con dos medias, rodilla en tierra. Con la tela roja hizo gala del toreo poderoso, domeñador, con garra, de no dejarse quitar el cetro por nadie, y hemos visto muchas series con la derecha que han sido en verdad buenas. Cuando intentaba pasarse al toro -en un exceso de confianza- por la espalda, quedó en el camino del astado, y fue el momento que ha hecho feamente por el madrileño, rompiéndole lamentablemente la bolsa testicular, exhibiéndose de inmediato el testículo. Como si no hubiera ocurrido nada se levantó el torero, y otro julipié impuso, dejando estocada contraria y trasera, para tener que descabellar al primer intento. El público pidió una oreja que la presidencia autoriza, mientras el torero se va a la enfermería, de donde ya no volvió a salir, ya que le intervinieron quirúrgicamente de inmediato.

El Juli no pudo rebasar el umbral de la puerta grande, por haber tenido que salir por la de la enfermería. Por fortuna, el pronóstico es menos grave.

Siempre he tenido la sospecha de, que, el primer maestro e inventor como torero de Alejandro Talavante, equivocó a su auténtica identidad, ya que le metió a tal grado la tauromaquia del inmenso José Tomás, convirtiéndole en una burda copia de éste, que cuando apareció el de Galapagar en escena, Talavante no se ha podido encontrar, porque en la realidad no sabe cómo es él en la realidad.

Puede ocurrir que de pronto aparezca -como le vimos en este festejo- un inicio por alto como lo hubiera hecho José Tomás, luego pases con la diestra muy vulgares despatarrados, como pudiera ser su expresión, para entonces sucederse una serie por naturales buenos, porque los demás nada que ver. Hasta termina con las habituales manoletinas con las que José Tomás, tiene como epílogo. Un pinchazo, para dar paso a una estocada muy contraria, tres descabellos.

Como tampoco hubo que ver en el sexto, que si bien fue el malo del encierro, tampoco se vio el toreo lidiador de Talavante.


Explorar artículos
Artículo anterior El Fandi...faena espectacular a extraordinario toro que le llevó a la puerta grande El pundonor de Padilla le hace cortar una oreja de oro Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo