Próximos Carteles
Noviembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Facebook Fan
Comentauro > De Tirón a Tirón...!!! Alfredo Just Gimeno

De Tirón a Tirón...!!! Alfredo Just Gimeno

Publicado por Redacción el 15/11/2015
De Tirón a Tirón...!!! Alfredo Just Gimeno
[Manolo Herrera] Amigos aficionados al mundo Mágico, Misterioso y Polémico de la Fiesta Brava, sean bienvenidos a su columna...De Tirón a Tirón...!!!

Oye Rafael, ¿a qué hora nos vamos a ir a México pasado mañana, domingo 15 de octubre -para estar presentes en la cuarta corrida de la temporada en la que alternaran el rejoneador Alejandro Zendejas, Fermín Rivera, Diego Urdiales y Fermín Espinosa, un toro de Fernando de la Mora y seis de Bernaldo de Quirós-.

-“...Como a las ocho u ocho y cuarto de la mañana del domingo...” –me contestó Rafael.

-Espero que lleguemos a la hora del sorteo de los toros...

-“...Pero padrino...para que quieres que estemos tan temprano en la México, luego nos pegamos una buena aburrida...”

¡Cómo ve usted!, ¿aburrirse en la ciudad de México?, ¿aburrirse concretamente en los alrededores de la Plaza de Toros México en tardes de toros en el coso taurino mayor del mundo? No es posible ello, en esa enorme plaza de toros que todavía guarda muchos secretos e historia maravillosa en sus casi ya 70 años de estar en pie, como ese historial maravilloso del escultor valenciano Alfredo Just que creó las 24 esculturas taurinas que rodean la Plaza México, incluido el monumental encierro que está en la parte superior de la puerta principal del coso taurino, pregunto,¿ya visitaron en una pequeña caravana esos taurinos que se dejan caer a la México en escogidas corridas y que solamente van a eso: ver el espectáculo taurino, dejarse ver en la plaza, tomarse infinidad de fotos apresurándose a ponerlas en el Facebook y gritar a los cuatro vientos que estuvieron en esa plaza viendo a cierto torero pero...creo que –ojala me equivoque- la historia de la plaza y lo que la engalana como la historia del cómo surgen esas estatuas taurinas gracias al arte de Just?, pienso que no les importa, más para aquellos cuantos que si se interesan por saber el cómo surgen esas estatuas van las siguientes líneas:
Alfredo Just Gimeno nació en Valencia, España, el 28 de febrero de 1898, tuvo buen número de hermanos pero…solo sobrevivieron cincoJulio, Alfredo, y Andrés y las damas: Marina y Sara. Julio y Alfredo mantuvieron una interrelación lamentablemente el exilio los separó para siempre. La familia Just era republicana y librepensadora con una ideología progresista y laicista en lo social y político. Fue de temperamento independiente y emprendedor, en lugar de dedicarse a las cuestiones públicas se sintió atraído por la escultura, misma queestudió escultura en la Escuela Superior de Bellas Artes, hoy Facultad de San Carlos, de Valencia. Fue un alumno que no le interesaba de lleno la teoría y la historia del arte, se inclinó más por formarse en la práctica, afortunadamente tuvo maestros inmersos en esa ideología que tenían mucha habilidad técnica y pericia en el oficio de la

Escultor valenciano Just
escultura, de ellos aprendió recibió educación artística, diríamos artesanal. El que más lo influenció en el tipo de escultura que deseaba crear lo fue el escultor Julio Antonio (su nombre era el de Antonio Rodríguez Hernández, murió a los 30 años, fue uno de los iniciadores de la escultura moderna y contemporánea y precursor de inicios del siglo XX), día con día Alfredo se hacía presente en el taller que Juan Antonio tenía en la calle de Cirilo Amorós allá en Valencia, se dice que ahí encontró su verdadera vocación escultórica.

Fue de un temperamento inquieto, con una actitud inconformista que no se acoplaba a las rutinarias clases en las que se premiaba el “amarrar” y reproducir lo más fidedignamente posible, ese modelo pedagógico de la Escuela de San Carlos no le servía para ese su gran espíritu creador, eso no iba con él, era de un espíritu totalmente libre, es por ello que le atraía más sus relaciones frecuentes, casi a diario, todo un bohemio, con escritores, artistas plásticos y compositores musicales de su misma generación, eso le era más estimulante que estar en clases mismas que finalmente dejó, se reunía con pintores de la talla de José Ramón y Manuel Ballester (Just, ya en México los recibió en su casa), Genaro Lahuerta, Pedro Sánchez “Pedro de Valencia”, con los músicos José y Amparo Iturbi, Braulio Solsuna e igualmente con Enrique Melboyosum, que más tarde sería director del diario llamado “Pueblo”...

...Esas relaciones le ayudaron fuertemente como aliciente cultural la cual le afianzaba en su voluntad creativa, además en estos círculos intelectuales respiraba un aire liberal, republicano, progresista y laico, tal como ese aire transitaba en su entorno familiar, además déjeme decirle que ingresó también a la Facultad de Medicina, estudios que también los dejó. Él se caracterizó por su negativa al academicismo, ni de ortodoxias canónicas, era de un carácter contestatario que lo hacían romper con los modelos escolares a los que debía adaptarse, Just se le metió en su corazón que la nueva escultura tenía que ser más fuerte y autentica, enérgica, rotunda...

...La producción escultórica de Alfredo Just, cuando todavía vivía en Valencia, ello antes de su exilio, se le conoció por un catálogo aparecido en 1937, en el que se anunciaba como “Alfredo Augusto”, artista escultor, que se publicó en la editorial barcelonesa llamada Fidias. Las obras que realizó Alfredo Just antes de su exilio: 1.-Julio César; 2.-Blasco Ibáñez, relieve de la estela funeraria en la que se muestra el perfil de la efigie de su amigo; 3.-La frente del poeta; 4.-Vicente Cauti, retrato escultórico del ingeniero valenciano, en bronce; 5.-El periodista, busto; 6.-Belleza y verdad, torso de complexión atlética; 7.-El músico ciego, retrato en mármol de Francisco Cuesta, músico valenciano que se representa con rostro atormentado; 8.-Busto inacabado; 9.-Cabeza de mujer, retrato escultórico brioso de Pilarica Cari Blasco Ibáñez; 9.-Apunte, boceto de mascarilla expresado en forma rudimentaria; 10.-El torero, busto que subraya el gesto gallardo del lidiador con gracia de línea y modulación ligera; 11.-Ruzafa, retrato escultórico de un huertano de este barrio valenciano; 12.-El fundador, busto en bronce de innegable influencia Julio Antoniana, fue su primer oficio; 13.-El pintor Cutanda, retrato que enfatiza la faz angular del pintor valenciano, con ecos rodinianos. Además realizó bustos de los toreros Manuel Granero y Enrique Torres...

...Lo anterior enfatiza rotundamente su negativa a la copia servil, inclinándose una escultura concentrada, sólida, ajena al clasismo de modelos abstractos, fuerte, de aliento propio, rustica, densa, pero...

...Republicano hasta las cachas lo fue Alfredo Just, como tal en la Guerra Civil Española, para julio de 1936 estuvo al frente del aeródromo de Manises (Manises es un municipio de la Comunidad valenciana, a unos 8 kilómetros dela ciudad de Valencia), a finales de ese 1936 lo designan al frente de la cartera de Obras Publicas y delegado del gobierno republicano en la Confederación Hidrográfica del Ebro, fueron etapas que dejó la escultura para estar al lado de sus compañeros republicanos...

...Los avatares de la guerra civil española trajeron para Just un brusco cambio en su vida sobre todo cuando las tropas franquistas avanzaron en Cataluña, era 1939, ya eran tres años de la guerra española, eso leobligó a cruzar la frontera con Francia, permaneció temporalmente en el pueblo de Norbonna, desde aquí iría a Paris. Just decidió viajar a América, ello aprovechando sus relaciones con los mandatarios del Servicio de Evacuación de los Refugiados Españoles (SERE), embarcó en Burdeos, Francia, el 14 de agosto de 1939 se embarcó en el barco con rumbo a México. El general Lázaro Cárdenas, presidente de México, había ordenado la protección a los refugiados españoles...

...Llegó a Veracruz el 27 de agosto junto con millares de exiliados españoles. Luego se trasladó a la ciudad de México, aquí se entrevistó con el rico vasco Ángel Urraza, miembro de la colonia española, al mismo que le hizo un busto en bronce, fue su primer trabajo artístico en México. Urraza le pagó cinco mil pesos por su trabajo, ello le ayudó mucho en su precaria economía. Luego se dio a confeccionar escenografías para unos estudios cinematográficos y también comenzó a recibir peticiones de hacer trabajos escultóricos que le permitieron cultivar su vocación artística pero gratuitamente les haría bustos a eminentes personalidades de la política republicana española, exiliados como él: a Indalecio Prieto, en mármol; Marcelino Domingo, en bronce y a José Giral, en mármol y broncínea. Todo eso le atrajo gran cartel como escultor en la década de los años cuarenta del siglo XX, y si no...

Neguib Simón Jalife
...Ha alcanzado esa importante reputación como escultor hubiera sido muy difícil que el empresario Neguib Simón Jalife (este había nacido en 1896 en Mérida, Yucatán, de origen libanes, estudió la carrera de abogado en la Universidad Nacional en 1922. Fue Secretario Particular de Felipe Carrillo Puerto, gobernador de Yucatán. Fue tesorero y Procurador de Justicia en la blanca Mérida. Diputado y Senador. Como empresario fue fabricante de las navajas para rasurar marca Ale y de los focos Lux. Su mayor proyecto su idea de construir una ciudad de los deportes y una plaza de toros que resultó ser la México, de la ciudad de los deportes solamente quedó un estadio de futbol mismo que en la actualidad es donde juega el equipo de Cruz Azul. Don Neguib murió en 1950) le hizo una importantísima oferta artística a realizarse en su proyectada Plaza México en la que se trataba de realizar un conjunto escultórico de más de treinta grupos escultóricos, que quedaron en 24, todos ellos con tema taurino que serían colocadas en los altos pedestales circundantes de esa plaza de toros. Eso se tradujo en un importante reto para Alfredo Just que realizó un gran esfuerzo creativo y técnico para culminar esta megalómana empresa, en ello se concentró. Para llevar a cabo tan tremenda obra se ayudó de doce colaboradores jóvenes con los que realizó primeramente bocetos y maquetas que más tarde, ya convertidas en esculturas de gran tamaño se fundirían en bronce. Uno de…

Construcción de la México
…Aquellos doce colaboradores lo fue el destacado escultor mexicano Humberto Peraza que a través de las siguientes líneas nos narra amenamente como fue su encuentro con Alfredo Just y del como surgieron aquellos fenomenales grupos escultóricos que rodean a la Plaza México:
“…Llegará un tiempo en que el arte taurino desaparezca después de haber cumplido con su destino del ciclo vital de la cultura a la que pertenece, cuando esto haya sucedido, ¿Cuáles serán los testimonios que nos lo recuerden?...las esculturas inmortales resistirán secularmente en su carne congelada para seguir contando que el toreo tiene historia digna de ser conservada, pues bien, a un escultor llegado a México de la fragante Valencia, tierra de toreros como Granero y Ponce y de escultores como Manuel Tolsá que fue director de la Academia de San Carlos, autor del Caballito de Carlos IV célebre ecuestre en la Ciudad de México, D.F., o el célebre Benlliure y el pintor Carlos Ruano LLopis que inmortalizaron muchos pasajes de la fiesta, y como decía, nuestro personaje se llamó Alfredo Just Gimeno al que por razones del destino le tocó adoptar como segunda patria a México al término de la Guerra Española…

Estatua lista para ser colocada
“…Pues bien, después de algún tiempo de haber llegado a esta capital coincidió con la circunstancia de que se proyectaba hacer en esta ciudad, en aquel tiempo con dos millones de habitantes, una enorme que albergaría campos deportivos, una alberca de gran dimensión que tendría olas artificiales, arenas de box y de todos los deportes, además de un estadio de fútbol y UNA PLAZA DE TOROS que serías la más grande del mundo (estos dos últimos sí se terminaron) y aún hoy al fin del siglo lo sigue siendo, se pensó decorarla con veinticinco esculturas de tamaño mayor al natural que representarían a los héroes taurinos de toda la historia, se verían desde afuera, tendría en las cuatro puertas ocho enormes columnas en las cuales se instalarían ocho monumentales esculturas de 5 metros de alto y en la entrada principal un magnífico grupo de siete toros, el cabresto y al frente el mayoral. Este faraónico proyecto se llamaría Ciudad de los Deportes…

“…La obra de Just fue grandiosa, como todo lo que se pretendía en la Ciudad de los Deportes. Las esculturas fueron un reto como no lo ha tenido ningún artista en México; en ello se puso el sacrificio, el talento, las inmensas horas de labor silenciosas, las noches de ideas y de desvelos, la inspiración, la administración, la técnica, la experiencia, el carácter recio y el temperamento para enfrentar las adversidades. El taller de escultura era un galerón como de 60 metros por 20 de ancho con piso de cemento y techo de lámina de zinc…

…, luego se modelaban la parte de atrás, en otra nave similar estaba la fundición, en el interior se modelaron todas las esculturas, estas se hacían primero con una estructura de modelaban en barro, claro, después seguía todo el proceso de vaciado…Cuando se terminó ´el ´ se sacó al patio, allí se integraron las partes; cada parte correspondía a un toro completo, en ese mismo sitio se practicó como se juntarían arriba de su pedestal que mide 17 metros de alto, posteriormente con una grúa fueron saliendo del taller, cuando se subió se volvió a armar tal como se había practicado abajo…

…El terreno donde se construyó la Plaza de Toros México había sido durante muchos años antes una fábrica de ladrillos de barro de esos que se usan para la construcción de casas, en ese sitio se habían sacado miles de toneladas de ese barro de tal manera que quedaron enormes agujeros como de diez metros de hondo por algo así como ciento cincuenta metros de extensión; así fue como en uno de esos agujeros el Arq. Modesto Rolán decidió instalar la estructura en concreto de la Plaza de tal manera que el piso del ruedo está como a 15 metros más abajo del nivel de la calle…En esta obra trabajaron cientos de obreros y eral tal cantidad de accidentes que tenía un pequeño hospital propio y naturalmente hubo muchísimos bajas, también tenía su propio equipo de bomberos, el movimiento era como de un hormiguero…

“…Enfrente de la entrada principal de esta plaza que tiene un aforo de 45 000 espectadores. Como a ciento cincuenta metros estaba el estudio de escultura en el mismo sitio se hallaba un antiguo horno de los ladrillos, éste tenía una chimenea como de 15 metros de alto, un día fue necesario quitarla y con una carga de dinamita cayó verticalmente convertida en un cerro de escombros (Ahora ahí, frente a la puerta principal de la México se encuentra un estacionamiento)…
“…Muerto Manolete y su escultura que casualmente se terminó por esos días fue paseada por el ruedo al comienzo de una corrida, el público la ovacionó y lloró conmovido por su recuerdo y desde entonces está en el pedestal en que se le puso en este conjunto de obras que son una historia del toreo. Todas las que realizó el maestro Just están en pedestales que circundan el coso son las siguientes: 1.-ENCIERRO (mide 14 metros de longuitud); 2.-RODOLFO GAONA; 3.-ALBERTO BALDERAS; 4.-TORO CON SOMBRERO; 5.-LARGA CORDOBESA; 6.-LUIS PROCUNA; 7.- LUIS CHICUELO; 8.-MANUEL GRANERO; 9.-LUIS BRIONES; 10.-EL SOLDADO; 11.-ANTONIO MONTES; 12.-JOSELILLO; 13.-EDUARDO LICEAGA; 14.-JUAN BELMONTE; 15.-CARLOS ARRUZA; 16.-JUAN SILVETI.- 17.-´EL GALLO´RAFAEL GÓMEZ; 18.-LORENZO GARZA; 19.-SILVERIO PÉREZ; 20.-CITANDO A BANDERILLAS; 21.-OREJA Y RABO; 22.-RAFAEL PEREA ´EL BONI´ y 24.-PEDRO ROMERO…

“El Encierro”
“… Estas esculturas han resistido el embate del tiempo, de la crítica y aún de los terremotos. Puedo deci esto por ser sobreviviente de los ayudantes del maestro, porque llegué casualmente cuando la obra se comenzaba. Tendría como 17 años y ya había toreado por los pueblos de Dios y también quería ser escultor para repetir en bulto todo0 aquello que había visto realizarse en el ruedo. Una mañana soleada, tímidamente toqué la puerta del estudio, me abrió el mismo maestro: un hombre alto, delgado, con una cara rozagante, casi calvo y el pelo que le quedaba largo y cano por el tiempo,
quizás por el dolor, en la frente tenía depresión de antigua batalla y recortado en el marco de la puerta con su bata blanca y en la bolsa del pecho tenía una pluma fuente, estiques y un pañuelo esponjado y con la voz muy fuerte que denotaba autoridad y solemnidad: verdaderamente imponía, causaba escalofrío…

Estatuas ya colocadas
“… Al fin habló y me dijo: ¿Qué quieres?; ´Pues sabe, yo soy escultor y quiero trabajar con usted´.-respondí; la suerte estaba de mi parte ya que él solicitaba artistas y mientras hablamos yo veía hacia adentro del taller donde había esculturas en proceso: Toros, toreros, se me iban los ojos, al fin me dijo: ´Entra´. Me mostró un toro en barro, ese que está ahora en la barda de la plaza derrotando contra un sombrero ´este hay que terminarlo´, dijo. Yo jamás había trabajado en una obra de esta magnitud, me faltaba el oficio y no saben cuánto sufrí al no poder modelar nada, llegado el sábado me liquidó y me dijo que buscara otro oficio que yo no había nacido para eso; yo le supliqué que me dejara, que sería el amasador de barro y así me quedé y desde un rincón veía lo que hacían todos aquellos profesionales, hombres maduros fogueados con el arte, la mayoría españoles y les iba aprendiendo; para esto mi padre intrigado por ese trabajo y por mis exageraciones en las que yo le contaba que hacía las obras de los toros, una tarde fue a ver al maestro y le dio las gracias por las enseñanzas y le dijo que estaba orgulloso de mi adelanto. El maestro se dio cuenta inmediatamente de mis mentiras, no quiso desengañarlo diciéndole sólo era el amasador, dijo que yo tenía mucho porvenir, así mi padre se retiró feliz, mientras que Just me guiñaba un ojo con una leve sonrisa. A las pocas semanas mi padre muere en un accidente, esto me causó un tremendo dolor, desconcierto, problemas económicos. El maestro me consoló y me apoyó ya en una forma muy particular. Entonces le pedí otra oportunidad para volver a modelar, me la dio, me enseñó, me guió y de allí en adelante fui superándome hasta que llegué a ser un buen ayudante…

“..La tarea en este lugar era contra el tiempo, recuerdo que venían a verlo el Ing. Rolland, constructor de toda la obra y don Neguib , que era el propietario y a resolver problemas que los había por cientos; se comenzaron a hacer las maquetas del estadio y de la plaza; esta llevaría unas arquerías alrededor que nunca se pusieron. Se practicaban bocetos,, había docenas de ayudantes, no había la calma que el artista requiere para la inspiración. La fama del maestro invadía ya la ciudad, también eran invitados a posar grandes toreros. Allí conocí a Carlos Arruza; al mismo Manolete que dio muletazos para probar que era de los elegidos (hicimos rueda para verlo); el Boni también posó para su verónica y Luis Briones. En otra ocasión también vino vestido de charro aquella leyenda que se llamó Juan Silveti y Luis Procuna “El Berrendito”, otra mañana estaba posando vestido de torrero cuando llegaron unas visitas entre las que venía la señorita Consuelo Chamorro (dama nicaragüense que fue esposa de Luis Procuna. Los dos se mataron en un avionazo yendo a Nicaragua), y en esa ocasión se conocieron…

“…El maestro Just había proyectado poner 8 grupos escultóricos como de 5 metros de alto, 2 en cada una de las entradas principales. Terminamos dos que nunca se pusieron porque faltó el dinero, por eso ven ustedes esos enormes pedestales que se construyeron para el coso pero… quedaron vacíos…

“…Pasaron muchas cosas, se hizo un esfuerzo y se fueron colocando con unas enormes grúas las esculturas una a una, hoy que han pasado los años estamos en aptitud de comprender la personalidad la personalidad real del maestro Just, de hacerlo vivir, su memoria tenemos que preservarla incesantemente…

“…Alfredo Just es una figura de primer orden. El polvo que hace escultura no vuelve al polvo que hace escultura no vuelve, perdura como su obra, a través de las edades. Por eso esta obra es ahora patrimonio del arte, es patrimonio de la ciudad, es patrimonio de México, por lo que debemos preservarlos para que sus esculturas no sean encontradas por las posteridades mutiladas y sucias bajo el polvo del tiempo y del olvido…

“…Hoy en los crepúsculos de corrida después de ver a los toreros actuales, al salir de la plaza, levanto los ojos al cielo y me encuentro con las siluetas de las verdosas estatuas y pienso que usted, maestro, podría decir como Tagore: “…Sin que yo lo supiera, mi Señor, tú fuiste poniendo la señal de la eternidad en algunos momentos que parecían fugaces…”

Alfredo Just Gimeno murió el 8 de agosto de 1968 en Nogales, Arizona.

Aburrirse en la Plaza de Toros México, ¡JODER!

Fuente:

&.-Blasco Carrascosa, Juan Ángel, Alfredo Just, escultor entre Valencia y México, Universidad Politécnica de

Valencia, Servicio de Publicaciones, Camino de Vera s/n, 3 de febrero del año 2000, Valencia, España

Explorar artículos
Artículo anterior Resplandor de Rioja y Oro – Faena Grande de Urdiales en remontada Riverista En Puerta el Noviembre de Silverio Pérez Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo