Próximos Carteles
Diciembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Facebook Fan
Pares al Quiebro > Los amigos del Toro reunidos por Cobradiezmos

Los amigos del Toro reunidos por Cobradiezmos

Publicado por El Vito el 18/4/2016
Los amigos del Toro reunidos por Cobradiezmos
[El Vito] La aparición en el firmamento taurino de Cobradiezmos, un toro espectacular del ganadero Victorino Martín Andrés, logró el milagro de impactar la fiesta de los toros en ambos polos del Atlántico.

Aquí donde no se ha entendido su ejemplo, a pesar del empeño de su alumno Pepe Chafik; y allá, donde los señoritos andaluces se dieron de bruces intentando descalificarle. Le llamaron “Cateto”, por ofenderle, y él, Victorino, le agregó su gentilicio de Galapagar, para distinguirse entre los millones de catetos que hay en España.

Al principio el Cateto de Galapagar sólo tuvo el apoyo de un periodista, el muy polémico e indefendible Alfonso Navalón. Navalón izó muchas banderas de incomprensibles conflictos en su vida. Más para ser visto, que para participar. Lo hizo sin bases éticas, pero con marcados propósitos de provocar ruidos inconfesables. Con estas diabólicas características Navalón llegó a creer que el de Galapagar sería su mortero contra las trincheras de los Domecq y los santacolomas de don Joaquín Buendía en Andalucía. O que arrinconaría a sus paisanos de Salamanca, a quienes intentó ocultarle sus magníficas virtudes. Caso de Graciliano y también de Antonio Pérez y de Atanasio Fernández. Con obuses de falsos testimonios, crecidos y abonados con mentiras durante los terribles inviernos de campo salmantino.

Con la humildad de la grandeza

Hoy Cobradiezmos cumple con creces lo que su criador se propuso cuando se convirtió en criador de Saltillo. Cuando se abrazó a aquel pozo de sangre que se distinguía como Escudero Calvo y que, entre otras, procedía de lo del Marqués de Albaserrada.
Cobradiezmos cayó en manos de un humilde gran torero, Manuel Escribano, hecho a fuerza de una boca seca por el miedo y la responsabilidad, que es el valor que hay que tener con los miuras y los victorinos. Escribano se ha convertido en despertador de aficionados y profesionales en el Mundo de los Toros.

Mientras, aquí en Venezuela, nos hundimos en unas arenas movedizas de absurdos pantanos. Discusiones estériles, eternas, sin fundamento porque siempre buscamos un tercero como culpable y no tenemos huevos de reconocernos ante el espejo del fracaso. Esta irracional mezcla de una situación crítica, nos impide la respuesta a esta terrible realidad por parte de los profesionales del toreo.

Hay que ver cómo ha provocado cambios en la fiesta

Cobradiezmos nos sirve como anillo al dedo, a Los Amigos del Toro; es motivo para celebrar el cumpleaños del ganadero Alberto Ramírez Avendaño, sucede en una reunión organizada por Vicente Lozano Rivas, con la surrealista participación del poeta Luis Pérez Oramas que, invisible durante la larga tarde, fue representado con el físico de su obra Olvidar la muerte.

Antes, recurrimos al Itunes del Iphone para escuchar la transmisión de Juan Ramón Romero desde "Carrusel Taurino" por Radio Andalucía Información. Ha sido, según lo ha manifestado, el mejor de los regalos para el ganadero de Los Aránguez, quien considera la transmisión excelente, emotiva, y precisa en este espacio magnífico de comunicación que ata con lazos muy fuetes las dos playas del Atlántico, la caribeña y la Mediterránea, donde crece el toro bravo transmisión.
Virtudes que confirma Lozano Rivas y que, de nuestra parte nos atrevemos calificar como de excelentes y que nos revive muy dentro acontecimientos radiofónicos pretéritos que sembraron hondo nuestra afición y vocación por los toros con nombres como los de Pepe Alameda, Paco Malgesto, Pepe Molero, Federico Núñez, Alejandro Arratia Oses y Antonio Aragón. Voces que como las de Juan Ramón Romero siembran fiesta, estimulan vocaciones rechazando pátinas que se forman con el oropel para cubrir de oro auténtico la verdad de la Fiesta de los Toros.

"Carrusel Taurino",compartimos lo que nos informa Andalucía Internacional, “es un programa de referencia de la radiodifusión española. A lo largo de su trayectoria ha conseguido más de 30 premios, entre los que destacan el 'Premio Nacional Cossio' y el 'Premio al mejor programa de información taurina de España, según la Academia de las Artes y las Ciencias Radiofónicas …Carrusel Taurino" cubre festejos que se celebran en las plazas de España, Francia, América y Portugal, donde existe una gran afición por el mundo del toro.

Acá en Venezuela Carrusel Taurino ha realizado una albor grandiosa desde las ferias de San Cristóbal y de Mérida, y muy en especial apoyando a los novilleros venezolanos en sus actuaciones de España.
El doctor Alberto Ramírez Avendaño se entera por Vicente Lozano que Luis Pérez Oramas, nuestro invisible invitado surrealista a esta reunión de Los Amigos del Toro, es hijo del doctor Pérez Olivares. De allí los motivos que tuvo Pérez Oramas de reunir con sello muy venezolano las aficiones a los toros y al beisbol.

El poeta Luis Pérez Oramas (Caracas 1960) en su obra Olvidar la muerte, expresa el toreo dentro del género “espejo de la tauromaquia”, camino literario, descubierto en 1938 por el francés Michel Leiris, con su Miroir de la tauromaquie. Género que consiste en breves reflexiones, aforismos, fragmentos de ensayos, un sendero que anduvieron en su día José Bergamin y Francis Marmade.

El libro de Pérez Oramas, Editorial Pre-textos es una reflexión de este autor venezolano, hijo de un extraordinario aragüeño. En sus páginas, el poeta descubre lo que el genio de Armando Reverón descubrió en el Nuevo Circo de Caracas. Fue la tarde de la víspera del mano a mano con toros peruanos de La Viña de Domingo Ortega y El Niño de la Palma. Reverán en una grada de la plaza retrató los toros en los corrales. Pérez de Oramas relata en el capítulo 12 los acontecimientos de aquel primero de diciembre de 1996, “bajo un cielo encapotado de plata, Leonardo Benítez, joven torero del barrio caraqueño de La Vega, lidió y estoqueó impecablemente seis astados de la ganadería venezolana de La Cruz de Hierro”.
Pérez Oramas recuerda que el quinto toro de esa tarde “ … se llamó Esclavo -Aquí la imaginación, el ganadero Echenagucia siempre bautiza sus toros con nombres combinados, y casi siempre de amores fracasados - y llevaba las astas veletas, el galope abanto. Lo recibió Benítez de rodillas, como un arcángel, y la virginidad del monstruo pasó al vuelo de una larga afarolada. Le sirvió navarras y chicuelinas, lo bregó por galleos y delantales. En los palcos de preferencia estaban los peloteros Vizquel y Guillén a quienes el matador brindó la faena del animal. Aquella tarde de toros dieron la vuelta al ruedo del desvencijado Nuevo Circo Caraqueño, entre vítores y aplausos, con dobles los trofeos, el matador y los beisboleros. La foto de los tres personajes, pletóricos, ocupó las páginas de casi todos los periódicos del día siguiente.”

Tarde, muy tarde ya concluida la corrida de Sevilla, repasados los capítulos de Pedrez de Oramas, en corto y por derecho nos atrapó la noche caraqueña llena de otros duendes, distintas historias, diferentes fantasmas.



Explorar artículos
Artículo anterior La importancia de llamarse Silveti Pares al Quiebro Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo