Próximos Carteles
Noviembre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            
Facebook Fan
Noticias > La penosa historia no contada, pero que lamentablemente ocurrió en Apizaco

La penosa historia no contada, pero que lamentablemente ocurrió en Apizaco

Publicado por Julián Herrera el 14/10/2010
La penosa historia no contada, pero que lamentablemente ocurrió en Apizaco
[Julián Herrera] A unos días de haberse celebrado la Novillada del Bicentenario en Apizaco, Tlaxcala, recae en mi intranquila conciencia lo ocurrido aquella tarde, lo cual quiero compartir con ustedes.

Porque además de ser necesario, lleva implícita la reflexión, con el fin y, eso es una aspiración, de no permitir que esto vuelva a ocurrir y manche nuevamente a nuestra Fiesta, la que ahora mismo requiere de la luz que le conduzca a la grandeza.

Minutos antes de ser realizado el sorteo de los novillos de Tenexac, se suscitó una confrontación entre el ganadero don Sabino Yano Bretón y los subalternos, ya que estos despuntaron, sin autorización, los utreros que estaban en los cajones antes del desembarque, a sabiendas de que el ganadero había dado la orden de que no fueran tocados sus novillos.

Ante este inadmisible suceso, el juez de plaza, también les pidió que se bajaran de los cajones y no acerraran las puntas de los novillos, pero dicha orden evidentemente no fue acatada.

Acto seguido, el juez ante este hecho, decidió desistir de presidir el festejo, no sabemos si llevó a la Presidencia Municipal el reporte de lo acontecido, y lo que si hubo fue un señor que se colocó en el biombo; tampoco se informó si fue con el conocimiento y autorización del Presidente Municipal o del Cabildo.

Se tienen que hacer respetar todas las instancias y reglamentos que regulan a nuestra Fiesta, respetar a las tradiciones, y por supuesto, respetarse a uno mismo, eso es lo fundamental, porque quien no se respeta a sí mismo, puede hacer lo que ocurrió inadmisiblemente en Apizaco.

Ya que, por otra parte, por unos pocos oficiosos, nuestra Fiesta cae en el descrédito, porque seguro estoy que ni los novilleros, ni el empresario, ni el ganadero -como lo hizo saber a todos-, deseaban que se perpetrara este acto fuera de la legalidad y de la tradición.

Considero que tanto ganaderos, autoridades, empresarios, toreros y sobre todo, el público, que es el que con su asistencia da razón de ser a los festejos, merecen el máximo respeto y la oportunidad de tener y gozar de un espectáculo pleno de grandeza.



Explorar artículos
Artículo anterior Gerardo Adame tras la conquista de Colombia Carteles del serial taurino Monterrey 2010 Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo