Próximos Carteles
Noviembre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            
Facebook Fan
Guadalajara > Apoteótica faena de Ignacio Garibay e indulto de un San Diego de los Padres

Apoteótica faena de Ignacio Garibay e indulto de un San Diego de los Padres

Publicado por Edgardo Levy el 17/10/2010
Apoteótica faena de Ignacio Garibay e indulto de un San Diego de los Padres
[Edgardo Levy] Se celebró la primera corrida de la temporada 2010-2011.

Se lidiaron ocho toros de 3 ganaderías. 1 y 7 de San Diego de los Padres, 2, 3, 4, 5 y 6 de Marrón y 8 de San Marcos. Disparejos en presentación y cornamentas. Poco más de media entrada en tarde muy agradable.

Antonio Barrera ( Español).- Silencio, división de opiniones y silencio en el de regalo.

Ignacio Garibay.- Vuelta tras aviso con división de opiniones y vuelta clamorosa después de indultar al séptimo de regalo.

Octavio García El Payo .- Al tercio y aplausos.

Incidentes .- Extraordinarias varas de Ignacio Meléndez El Pollo , que inclusive escuchó una diana de las alturas y de Luis Miguel González.

El séptimo cajón de San Diego de los Padres, tuvo por nombre Perlito, número 725 con 500 kilos, fue indultado por Ignacio Garibay. Algunos aficionados discreparon el indulto, pero la mayoría estuvo de acuerdo

______________________________

Regresaba a Guadalajara el sevillano Antonio Barrera, que vistió un hermoso terno en negro y oro, faja y corbatín muy al estilo de Morante en rojo. El primero de la legendaria divisa rojo y blanco de San Diego de los Padres, se le bautizó con el nombre de Orfebre, con 470 kilos. Después de someter con el percal el andaluz al burel, le instrumentó verónicas que remató con medias. Lo pasó con un puyazo. Después de doblarse, el toro desarrolló sentido y peligro, viendo al de luces por ambos lados. Logró Barrera una tanda con la diestra y después lo toreó por la cara, situación que no fue comprendida por un sector del público. Pinchó en tres ocasiones y con la espada de cruceta al primer golpe terminó con los días de su enemigo. Realmente, Antonio, se jugó la vida ante Orfebre. Su labor fue asilenciada.

El cuarto, se llamó Tapatío, con 535 kilos, de nuevo lances fundamentales rematados con un revolera. Quitó por gaoneras. La faena muleteril la inició con un estatuario cambiado por la espalda. Logra hasta seis tandas con la muñeca derecha y un par con la izquierda. Algunos pases estrellados por el testuz de Tapatío, lo que provocó que muchos aficionados se metieran con el quehacer del peninsular. Mucha voluntad del hispano, pero no pasó de ahí. Estocada pasada y contraria. Tres golpes de descabello. División de opiniones y leves palmas en el arrastre a los despojos del de Marrón.

Regaló Barrera, un ocatvo cajón de la divisa jalisciense de San Marcos, llamado Diamante, con 5 kilos menos de la media tonelada, aplaudido de salida de toriles. Bellas verónicas, finiquitadas con media. Ya con la muleta, Diamante, cambió notoriamente de lidia y se mostró con peligro sordo y venciéndose en repetidas ocasiones, poniéndo en riesgo la vida de su lidiador. Cuando ya la gente había perdido la esperanza del triunfo de Antonio, fue desalojando el coso, para que la faena terminara sin pena ni gloria.

Ignacio Garibay, de grana y oro, el segundo de la tarde, se llamó Chacuaco, con 500 kilos. Salida contraria, verónicas, rematadas con media. Llevó a Chacuaco a la cabalgadura por ajustadas chicuelinas y revolera. Excelente vara de Ignacio Meléndez El Pollo. En el tercio de quites, Garibay, tuvo arte al ejecutar un par de verónicas para la historia y rematar con una belleza de larga. Inicia la faena de muleta con dos pases a pies juntos por alto y un bello cambio de muleta de la mano derecha a la izquierda. Pastueño y noblote, acude a la sarga del lidiador. Toreo variado con dosantinas y tandas con la diestra. Entera de efectos prontos. Leve petición y vuelta al ruedo protestada por algún sector del graderío.

Mariache, tuvo por nombre el quinto de la tarde, con 525 kilos, salida contraria y nada con el percal. Pésima lidia en el tercio de banderillas, ante la indiferencia del palco de la autoridad. Dos doblones con poderío. Cuatro tandas con la mano diestra y una con la siniestra, ante un toro con motor, cabeza suelta y que constantemente rebrincaba. Dos pinchazos, tres cuartos de ración y cuatro golpes de descabello. De las alturas se escuchó un aviso. Se retiró al burladero de matadores entre división de opiniones.

Saltó a la arena el segundo de la divisa de San Diego de los Padres, fue el séptimo cajón, el regalo anunciado por el capitalino Ignacio Garibay, tuvo por nombre Perlito, número 725 con 500 kilos, bastante tocado del pitón izquierdo, escurrido de carnes y muy largo. Fue pitado por muchos aficionados. Bellas verónicas, rematadas con media señera. Inició la faena de muleta con dos bellos trincherazos, que luego combinó con una larga serie de derechazos. Conforme avanzaba la lidia, el toro iba con más movilidad, pero siempre con el hocico cerrado. Ejecutó Garibay, una tanda de desdenes y pases de la firma, con los que convenció a propios y extraños. Conforme avanzaba la faena, el ruedo de El Nuevo Progreso, se fue sembrando de sombreros y prendas de vestir. Por lo menos 30 pases con la diestra, algunos en redondo, distribuidos en cinco templadas tandas.

En las alturas, el paso doble La Virgen de la Macarena. Se preparó para la suerte suprema y del palco de la autoridad, le ordenaron que se tirará a matar, sin embargo, los aficionados le exigían que continuara toreando. Consintió a los aficionados y siguió con ajustadas manoletinas y cuando de nuevo intentaba volcarse sobre el morrillo de Perlito, volteó al palco del ganadero don José Joaquín Marrón Cajiga, quien le hizo la seña que adelante, que ejecutará la suerte suprema, pero el señor juez, licenciado Luis Roberto Gutiérrez, sacó el pañuelo verde, perdonando la vida del de San Diego de los Padres. Ignacio, todavía toreó por lo menos otras dos series de media docena de pases con ambas muñecas y vio como Perlito, regresaba a los corrales del coso de la Colonia Monumental al norte de Guadalajara. Vuelta al ruedo clamorosa de Garibay, quien se hizo acompañar del propietario de Marrón y San Diego de los Padres. Seguramente por la mente de Nacho Garibay, pasaban las desafortunadas palabras emitidas hace poco más de una semana por el doctor Rafael Herrerías, al negarse a contratarlo para que actúe en la Plaza México. Con la faena realizada ésta tarde, le da una clara demostración a Herrerías, que esta equivocado en su ligero pensar sobre el toreo de Garibay.

Octavio García El Payo , de azul turquesa y pasamanería en negro. Su primero, fue bautizado como Capetillo, con 515 kilos. Una serie de verónicas y una media. Doblones suaves. Tres tandas con la diestra y el mismo número por naturales. Le decía constantemente Mario Zulaica, que le dejara la muleta en la cara del astado. Creó que El Payo, bordó el toreo, pero le faltó un poquito gustarse más. Pinchó en dos ocasioes, para concluir dejando tres cuartas partes de espada. El público, sacó a Octavio, al tercio.

El sexto, Conde, con 590 kilos, el más pesado de la corrida. Nada consigue El Payo, con la capa. Extraordinario puyazo de Luis Miguel González, aguantando como los grandes la acometida en su querencia de Conde. Dio el varilarguero excelente rienda al jamelgo.

Bellos doblones del queretano, pero su enemigo pierde las manitas. Cuando lo toreaba con la derecha, le adelantó la mano y el toro hizo por él, lanzándolo por los aires. El burel, en ocasiones salía con la cabeza alta. Seis series con la diestra, coreados los pases con los clásicos oles y su buen quehacer en el ruedo, nos hacía pensar que de matar al primer golpe, Octavio, podría obtener la primer oreja de la corrida, sin embargo pinchó en tres veces y siguió con un bajonazo, que le valió la repulsa de muchos asistentes. Al retirarse al burladero de matadores, los más exigentes le aplaudieron su labor en el ruedo.

El Cartel :

Para el próximo domingo, la empresa anuncia a Fermín Spínola, Alberto Espinoza y el colombiano Ricardo Rivera, con 6 de Marco Garfias.
_____________





Explorar artículos
Artículo anterior Dadivosa oreja a Ricardo Rivera, injusto sector del público con el ganadero Marco Garfías Sólo cuatro corridas anuncia Espectáculos Taurinos de México, para iniciar la temporada formal Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo