Próximos Carteles
Noviembre 2020
Add event Envíar evento
M T W T F S S
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            
Facebook Fan
Comentauro > Una nueva plaza… un nuevo torero

Una nueva plaza… un nuevo torero

Publicado por Rodolfo Ramírez el 16/11/2010
Una nueva plaza… un nuevo torero
[Rodolfo Ramírez] Más que inaugurar El Domo de San Luis Potosí que por sí mismo es un hecho histórico, México ya tiene un torero y se llama Juan Pablo Sánchez.

Concurrida inauguración tuvo El Domo de San Luis Potosí aunque por ser un evento inaudito se esperaba el letrero de “No Hay Boletos”, sucedió lo contrario afuera del coso algunas personas trataban de vender, devolver, malbaratar y hasta regalar sus entradas sobrantes, ¿producto de no invertir en mercadotecnia? o de ¿montar un cartel poco atractivo para el aficionado común? Con casi una hora de retraso inició la esperada corrida por la familia taurina que por sus rostros eran más que conocidos.

Juan Pablo Sánchez es una promesa del toreo, cosa que nos da mucho gusto, ahora que en este país urge nutrir la baraja taurina, hacía su presentación en este país y no decepcionó, al contrario emocionó a todos los asistentes cuando demostró que el temple, la largueza y la cadencia los conoce a la perfección, la técnica la domina y si algún defecto ha de tener este torerazo es el rodaje, que en un futuro promisorio lo adquirirá sin duda. Al tercer toro- primero de su lote- le ha templado una faena de poder y aguante, de estar en la cara del toro y de meterlo a la muleta sin soltarlo para ligarle pase a pase. Su faena se conjugó con base a una estructura que inició con los rítmicos doblones, una obra de arte, que fue culminada con un certero estoconazo para ganar así las dos orejas y por supuesto la salida a hombros que lo izaron como el máximo triunfador del estrenado Centro de Espectáculos.

El francés Sebastián Castella tiene arte puro y ha conquistado a más de uno, ya se le está conociendo en México, aunque si tuviera la publicidad de otras figuras, abarrotaría cualquier coso para verle, pues sus muñecas de oro no cualquiera las posee. Al recuerdo nos quedamos con esas cadenciosas verónicas que hicieron vibrar las butacas del Domo, las chicuelinas que fueron una sinfonía y esos estoicos cambiados por la espalda del torero, sin mover un milímetro las zapatillas, además de los naturales que plantó en la arena fueron para poner la piel rizada. Castella ya dejó su sello imborrable en esa plaza donde esperemos se den sobre todos los espectáculos, corridas de toros.

De paladar exigente fueron las faenas del maestro Enrique Ponce, la clase, calidad y arte que le caracteriza firmaron su trasteo que no fue redondeado por esas espadas encorvadas que dan al cielo en vez de atinar al hoyo de las agujas. Al caer el segundo de su lote, fue penoso verle comportarse como un rijoso, cuando el público le quería ovacionar en el tercio, señas obscenas le hizo al juez que no quiso darle un retazo que fue poco solicitado. Al final Ponce salió del burladero y hasta se dio la vuelta.

Pero ¿qué paso con Arturo Macías, mejor conocido por todos como El Cejas? Que los taurinos prácticamente lo echaron, pues la misma película de siempre ya nadie la quería ver, ¿se las cuento o se la saben? Gaoneras valientísimas, el péndulo, toreo de graderío, etc., etc., pitos, pitos y más pitos en el toro de regalo, fue ese el resultado de su labor.

¿Le pesó el cartel?, ¿ya no será el consentido? O como la mayoría argumentó, los toros de Arroyo Zarco no sirvieron, eso es totalmente cierto, pero no fue el único en pechar con esos marrajos. Esas preguntas las resolveremos el próximo domingo donde el público de la Plaza México le evalúe. Y si le vio nacer y le dio todo lo que El Cejas es ahora, serán los mejores testigos de la etapa en que atraviesa Macías. Que todo sea para bien, no sólo del torero, sino por la querida Fiesta.

Mientras tanto ya tenemos otra plaza para albergar 10.000 aficionados, por cierto muy hermosa, de arquitectura moderna, con elevadores, cómodos asientos algunos hasta acojinados, donde esperamos se revivan muchas faenas como las que disfrutamos en su inauguración.

Datos para recordar
El primer toro que salió a la arena se llamó Iluminado, número 209 y 525 kilos de la ganadería de Arroyo Zarco, fue lidiado por Enrique Ponce. La primera oreja la cortó Sebastian Castella a Duquesito y la primera salida a hombros fue del hidrocálido Juan Pablo Sánchez.





Explorar artículos
Artículo anterior En la Opinión de Pepe Mata: Una lección que nunca se olvidará El ser, el deber ser y el querer ser Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo