Próximos Carteles
Noviembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Facebook Fan
Colombia > "¿Una tarde gris o el síntoma de un irremediable estancamiento?"

"¿Una tarde gris o el síntoma de un irremediable estancamiento?"

Publicado por Mauricio Sepúlveda el 7/8/2011
"¿Una tarde gris o el síntoma de un irremediable estancamiento?"
[Mauricio Sepúlveda] Se celebró la segunda novillada sin picadores del festival de verano con tres cuartos de plaza y tarde soleada, se corrieron seis novillitos de Pozoblanco descastados y aburridores, sin clase.

Guillermo Valencia: Silencio y palmas.
El Moni: Palmas y palmas.
Julián Jaramillo: Palmas y oreja.

________________

No se podía ocultar que gran parte de la afición que ocupó tres cuartos de los soleados tendidos de la Santamaría venía con la ilusión de ver de nuevo a un joven ídolo de Bogotá que despegó hace ya dos años. Muchos dijeron, "el sábado no voy pero el domingo no me pierdo el regreso de Valencia", o de Guillermo, como le llaman en los tendidos, aquel prodigio que despertó tantos elogios cuando con asombroso desparpajo conquistó a Bogotá por sus andares y sus maneras impropias de alguien tan joven. Aquella vez la gente se le entregó, la empresa le potenció pero pasado el tiempo cuando es la hora de corroborar una supuesta evolución lo vemos estancado, no sé si él o quienes le llevan se creyeron que esto era fácil y en los toros fácil no hay nada. Dos años después no hay progreso y me atrevo decir que se evidencia un leve retroceso, ya no hay frescura, ya no hay sorpresa, el diamante perdió su brillo y se ha tornado opaco. Me preguntó si habrá sido solo una tarde gris en la que es claro que sus dos novillos no ayudaron, quizás el primero si, Valencia solo le dio medios muletazos y no se metió del todo con el de Pozoblanco que por el lado izquierdo pedía otra cosa diferente a lo que le hicieron. En el cuarto recurrió al efectismo pero no se vio estructura, algunos muletazos y otros mantazos. ¿Le estaremos pidiendo mucho? A quien tiene debe juzgársele de acuerdo a sus posibilidades, hace dos años mostró que tenía, hoy lo dudo. ¿Estará sufriendo el estancamiento que sufren todos nuestros toreros colombianos con las dificultades de no tener festejos suficientes para rodarse aún más? El tiempo lo dirá, lo que vimos nos pone a dudar.

El Moni, pura voluntad y puras ganas, le tocaron los dos menos malos, se intentó estirar y logró, por sus ganas, que el público se identificará con él. Está en plan de torero bullidor. Veremos.

Julián Jaramillo, de Cali, se mostró serio, resultó para sorpresa de todos, el triunfador del festejo por echar palante ante un manso entablerado al que le sacó muletazos meritorios, todos en tablas, se tiró a matar y cortó una orejita, que le vale volver a realizar el paseíllo en la Santamaría el próximo sábado. Hace dos años a Valencia no le mojaban la oreja, hoy , con poquito, lo hicieron.


Explorar artículos
Artículo anterior Orejas de Verano pero no de Bogotá Lista una muy interesante temporada de verano 2011 en Bogotá Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo