Próximos Carteles
Noviembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Facebook Fan
Apuntes de mi libreta taurina > Una tarde en el museo Armillita

Una tarde en el museo Armillita

Publicado por DonLibretas el 1/2/2011
Una tarde en el museo Armillita
[Don Libretas] Estimado toroestoro: El pasado jueves acompañé a los niños de segundo año de la Escuela Secundaria de las Artes y el Toreo de Aguascalientes a una visita guiada al museo que tienen los hermanos Espinosa en la antigua Hacienda de Chichimeco.

Desde el patio principal, en el lugar se respira un profundo aroma torero. Los visitantes, guiados por el historiador taurino y maestro de historia en la escuela, Adrián Sánchez, guardaban un respetuoso silencio, inusual en niños fuera de su escuela. En la primera sala cuelgan de la pared fotos antiguas del más grande torero mexicano de todos los tiempos en su niñez. Los niños veían sorprendidos las fotos, ya amarillentas por el tiempo, de un chaval de su edad vestido de luces y luciendo una enorme sonrisa mientras pasea un par de orejas por el ruedo del Toreo de la Condesa, alguno le decía a sus compañeros: fíjate bien que en el próximo festival, así me vas a ver, y enseguida erguía el pequeño cuerpo, muy jarifo hasta que la risa de una de sus compañeras lo bajaba de la nube. Escuchaban atentos a su maestro quien les explicaba una foto donde Fermín Espinosa presumía una pata en la Monumental de Barcelona y una de las niñas hacía que aquel, el maestro Adrián, se sonrojara al contestar la pregunta llena de intensión bajo una sonrisa de inocencia de ¿Qué son las criadillas, maestro?

Comentaban con interés cuando se les explicaba en que consistía el llamado Boicot del miedo. Luego pasamos a las fotos más recientes. La alternativa de Fermín chico con el primer toro que se mató en la Plaza Monumental de Aguascalientes. Una foto de un festival en la antigua Plaza de Toros San Pedro de Zacatecas, donde los hijos de Fermín Espinosa alternaban con los hijos de Capetillo y con un hijo de Lorenzo Garza, un adolecente David Silveti con la mano del Tigrillo en su hombro. Así como Curro Rivera también acompañado de su padre. Veían con la esperanza de acariciar algún día uno similar, todos los trofeos ganados por la dinastía Armilla. Admiraban los cuadros donde la mano de Carlos Ruano Llopis pintaba al oleo el pase de Fermín que prendaba a una chiquilla y esa chiquilla era Sevilla . al llegar al patio interior guardado por muchos toros inmortalizados por la familia Espinosa, una chavalilla suspiraba, Ay! Algún día así estará la sala de mi casa.

Cuando fuimos a tomar un refrigerio en la placita de tientas, en cuanto terminaron con la torta y el agua fresca, varios chiquillos y chiquillas se lanzaron a la arena a torear al compañero que embestía lleno de alegría. ¡Que belleza! Esa labor de la Escuela de las Artes y el Toreo, así como la de Tauromagia de Querétaro y la Municipal de Aguascalientes al igual que la que en Guadalajara dirige Manolo Arruza y las demás que han ido surgiendo en las ciudades más taurinas de la república son las que nos dan la esperanza de que la fiesta continúe viva y gozando de salud. Gracias por esa visita a Chichimeco, maestro Evodio y gracias Adrian por enseñar a los niños la historia de nuestro grandes toreros y la historia de la más bella y culta fiesta que en el mundo hay.

Librado Jiménez.


Explorar artículos
Artículo anterior Llegó la primavera Año Nuevo Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo