Próximos Carteles
Agosto 2018
Add event Envíar evento
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Facebook Fan
Los Dardos del Bardo > La rueda de la fortuna, sin fortuna

La rueda de la fortuna, sin fortuna

Publicado por Bardo De La Taurina el 8/4/2018
La rueda de la fortuna, sin fortuna
En este país en donde una de las costumbres más arraigadas lo es la inconformidad, y es por eso que a la paleta no le acomoda el palo o en otras palabras, la niña con y sin muñeca de todas formas chilla, esto viene en referencia que como ya se dijo nada gusta, pues en automático nos asumimos como correctores de página, que en este caso vendría siendo el encuadernado de la promotora de la Plaza México, la cual sí es cierto, cae en desaciertos.

También es cierto que muchos de estos son consecuencia de que no siempre la cosas se hacen en el orden en que debieran, aunque bien acomodaditas saldrían mejor.

Vayamos al serial de los festejos menores, intermedios y creciditos, que se están llevando a cabo y que a muchos les molestan por muchas cosas, creo que la primera razón que causo rechazo, fue la forma tan exhibicionista a la vieja usanza priista con que fue presentada la plataforma de trabajos, las propuestas y los enunciados que llevaran a una mejor fiesta, a alcanzar el sueño anhelado, a mirar por nuestra juventud que es donde se halla el presente del futuro inmediato de la Fiesta Brava, la cual como la caballada está muy flaca, pues debemos de fortalecerla desde su semilla, la que se encuentra en pleno crecimiento que es el jiote de nuestra torería tricolor.

Pero claro pa’ lograr eso lo primero que se requería era mostrar el músculo de los hombres del poder que son la unidad y el vigor de un México pujante y taurino, en el cual todos los sectores poderosos, hombro con hombro cerraron filas en gran número que nunca será suficiente mientras en el estrado y en los micrófonos no aparezca en vivo el caudillo del monopolio que lo es Don Alberto Baillères Gonzáles, lo demás es lo de menos.
Y ahí fue donde como a mi abuela la masa pa’ los tamales se le empezó a batir y terminó haciendo bolitas de maíz pa’ el mole de olla, donde lo más importante era que cada uno de los condimentos fuese servido ordenadamente, porque si no el mole no espesaba y los elotes se ahogaban en lo picoso de lo caldoso, y es en ese principio de juntos pero no revueltos, es que a la gente de la fracción parlamentaria de la inconformidad no le está pareciendo que la olla de concreto, o sea, la Plaza México, ahora la conviertan en olla exprés y vámonos a todo vapor revolviendo los hervores de las caladas con vacas, los festejos sin picadores y las novilladas con puyazos.

Y la bomba anímica estalló entre quienes creen que es más importante ver una novillada con picadores en tercia, que una novillada de oportunidad en un cartel integrado por sobrevivientes de las calas sabatinas, cuando aquí manifiesto, que en valor tienen el mismo, unos participantes que otros, aunque pertenezcan a diferente categorías, y lo que agrava aún más la mezcla es el hecho de que en las últimas novilladas en tercia habían despuntados nombres con los cuales se podrían conjuntar carteles atractivos, que van a perder frescura, interés, atracción, por el hecho de que la empresa los aplazo pa’ darle prioridad a otros de la división de ascenso, lo cual en el estricto sentido tampoco es así, pues comenzando por el rejonear charro Joaquín Gallo ya varios de los chavales han toreado en la plaza más grande del mundo con solvencia y esperanza.
Pero mientras el palito, entre o no entre en el agujero del balero, seguirá habiendo jugada, así que por acá seis novillos de Real de Valladolid y otro tanto de novilleros se uniformaron con lo que sucedió en las ventas de Madrid que tampoco fue nada, así que este fin de semana la rueda de la fortuna, no tuvo fortuna.



Explorar artículos
Artículo anterior UN DOMINGO DE ATRACCIONES De Antequera a Tlaxcala Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo