Próximos Carteles
Noviembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Facebook Fan
Reportajes > El centenario de un figurón del toreo (Parte 2)

El centenario de un figurón del toreo (Parte 2)

Publicado por Carlos A. Espinal el 15/8/2011
El centenario de un figurón del toreo (Parte 2)
[Carlos A. Espinal] Después de tanta y tan exitosa andanza en los ruedos como torero bufo, siempre en compañía de las mejores cuadrillas de su tiempo donde a su lado bregaron nombres de la talla de José Donato Martínez “El Tapatío”, Luis “El Bisconde” Ospino, Pepe Vela, Gustavo Castilla “El Apretado” e Ignacio “El Flaco” Valencia...

..., su pasión lo llevó a incursionar como aficionado práctico y posteriormente criador de reses bravas, siendo propietario de la vacada de Moreno Reyes Hermanos que fundó con sangre pura de Marques de Saltillo, llevada en las venas por Gladiador un semental de Antonio Llaguno y cien vacas y un semental de Torrecilla, junto con sus hermanos Eduardo y José a fines de 1959, la cual puso a pastar en 50 hectáreas en el Rancho La Purísima en Ixtlahuaca, Estado de México, afirmando respecto a tal experiencia, que era algo que le había dado “mayor expresión en la vida”.

La primera corrida que lidió fue en Jijilpan, Michoacán, el 20 de noviembre de 1963, donde se cortaron seis orejas de cinco ejemplares corridos porque uno se lastimó una pata, que quedaron en manos del ibérico Joaquín Bernadó, Rafael Rodríguez y Juan Silveti. En México se presentó como ganadero en el Toreo de Cuatro Caminos el 6 de enero de 1966, estoqueando sus moritos Antonio Ordóñez, Joselito Huerta y Raúl Contreras “Finito”, tarde en la que el segundo espada indultó a “Espartaco”, único ejemplar al que le fue perdonada la vida en la historia de ese coso.

Se despidió de la fiesta como ejecutante el 19 de febrero de 1974 en la Plaza México, en un festival dedicado al ejército, aunque como fiel aficionado nunca la dejó.

En perfecto manejo del caló taurino, Cantinflas, utilizó algún diálogo relacionado con la fiesta brava en películas como el “Bombero Atómico”, “Un Día con el Diablo”, “El Mago” y “El Profe”, más fueron sendas las filmaciones en las que demostró sus dotes de torero caro: "Así es mi tierra", donde lidia un eral en rancho; la famosa
"Ni sangre Ni arena", donde interpreta a Manuel Rodríguez Manolete y que cuenta con una anécdota que pocos conocen ya que en ella tendría un doble para la escena de la lidia de un toro, la cual sería interpretada por el poblano Felipe González, situación que fue impedida por los asistentes a la plaza que sabedores que el ídolo toreaba bien le exigieron calzarse el terno de luces, tomar los avíos y echar pa´lante, no sin devolverle antes con rechifla un ejemplar que no cumplía con el trapío de tan magnánima figura, quien tuvo que zumbarse un bicho con barba y bigote derrochando valor, vergüenza torera y grandes maneras sin haber toreado durante dos años.

En “La vuelta al mundo en 80 días” lanceó de salón en una cantina con un mantel y al día siguiente, toreó en la plaza de Chinchón en España alternando con Luis Miguel Dominguín, el que se sabe, quedó estupefacto al ver el desempeño del comediante en el ruedo. En “El Extra” toreó a un guerrero “de casta” como él lo define en su parlamento llamado "Caballero Toro", al que pasaporta con el Macahuitl –arma azteca-.

Una de las secuencias taurinas más recordadas sin duda, es la de "El Padrecito", cuando el Padre Sebastián sustituye a "El Moreliano" en una corrida para recabar fondos, en la que asombra por el mando, ligazón y sentido del temple de sus lances.

Dos cortometrajes taurinos destacan por la presencia de Mario Moreno, en el primero "Cantinflas Torero", por cierto muy conocido entre la afición, aparecen escenas filmadas en un festival realizado el 31 de marzo de 1945 a beneficio de los hijos de los cuerpos de bomberos y policías, celebrado en el Toreo de la Condesa, en la que Cantinflas a la usanza del Gendarme 777, toreó junto con Tin Tan y Manuel Medel “Pito Pérez” –Los Tres Mosqueteros del Buen Humor- siendo el alguacil de lujo Jorge Negrete y obtuvo como premio el nombramiento de “Comandante” por tan noble causa.

Es el segundo de nombre “Festival”, forma parte del documental “Los Toros Vistos por el noticiero Cine Mundial de México” perteneciente a los Tesoros Taurinos de la Filmoteca de la UNAM 1955-1973, donde no solo se aprecia la gran convocatoria que provocaba el comediante en el tendido por parte de los sex symbols de la época como Kim Novak, Lidia Prado, Silvana Pampanini o el propio Emilio “El Indio” Fernández, sino para ver como se reía del toro, del público y de sí mismo, conjuntando el triple triunfo soñado de cualquier torero cómico, la gente, las carcajadas y el dinero.

Cantiflas dejó de existir a los 81 años a causa de cáncer pulmonar y su funeral no duró tres días como aquel del 23 de abril de 1993, sino su luto y admiración perdurarán el resto del periplo que en su ausencia vivamos los habitantes de globo.


Explorar artículos
Artículo anterior A 15 años de la partida de "El Mandón"... El centenario de un figurón del toreo (Parte 1) Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo