Próximos Carteles
Agosto 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Facebook Fan
Los Dardos del Bardo > Un coleta verdad, va tras alternativa, de verdad

Un coleta verdad, va tras alternativa, de verdad

Publicado por Bardo De La Taurina el 15/5/2017
Un coleta verdad, va tras  alternativa, de verdad
[Bardo de la Taurina] En este país donde lo irreal y lo carente de contundencia ha llevado a la fiesta a medio nutrirse, lo cual tampoco se logra del todo, dado que la época de las vacas flacas sigue igual no obstante que se ha tragado cuando menos tres décadas de burbujas de nada,

ahí sigue a la espera de alguna esperanza o cuando menos de una faena de justicia, recapacito y anulo la palabra justicia, porque esa el sistema ya la hizo difunta y en lo taurino como muy pocas plumas y algunas docenas de aficionados solo son los que respingan y exigen, pues la cosa ahí va como el ‘Caballo blanco’ con el hocico sangrando, de manera que cuando uno se entera que uno de los novilleros de esa raza en extinción, porque aclaro enfatizando que una cosa es ponerse un trajecito de luces monitillo y brillocito y otra muy distinta es ser novillero.

Y hablando de esos seres a los que inmortalizó el maestro Agustín Lara, vendría bien preguntarse, ¿se completaría ahora una docenita? Y de los que digamos en el último sexenio aparecieron de la noche a la mañana pavoneándose como matadores (as) de toros ¿Cuántos realmente son dignos de ese título?, lo que si es cierto que si alguien me dijera que Paulo Campero está dentro del grupo de los que se merecen la alternativa, me permitiría precisar que lo exacto, lo justo, sería decir que es el que mayormente se la merece.

Era aquel lejano 1999 cuando se tenía un concepto de aprendizaje diferente, el que impartía Don Raúl Espíndola en la escuela Ponciano Díaz, que se instalaba en el ombligo de la Plaza México, el maestro había nacido cuando se despertó la década de los años treinta, en el 31 pa’ ser preciso, tenía mucho más academia que otra cosa y así se fue abriendo paso hasta coronar en las filas novilleriles una tarde de aquel año del temblor el de 1957 cuando el Ángel de la Independencia voló o más bien se desplomo en picada, fue durante ese anuario que Raúl Espíndola se adjudicó el ‘Estoque de plata’, fuimos vecinos en Merced Gómez, allá por donde había estado la placita de ‘El Condado’ a un lado del cuartel de Mixcoac donde salió ni más ni menos que Luis Castro ‘El Soldado’.

Ya después por los rumbos de Portales Don Raúl en su actividad de demoledor de inmuebles, se acercaba a donde está el altar levantado en honor ‘al Mandón’ Manolo Martínez, venía todas las tardes por una larga temporada y platicaba de un chavalillo que a su ver andaría por los diez añitos, se llama Paulo Campero decía con más brillo en los ojos que con su voz que era pausada, velo a ver entrenar pero nomás no digas que yo te pase el tip, ese día el encuentro se dio sin darse, sin que el torero pequeño lo supiera, además de que la distancia de la fila veintitrés impedía un estrechón de manos, en alguna libreta apunte su nombre más que otra cosa porque es muy aromático y corresponde inequívocamente a un torero con percha, seguía preguntando por él y todo mundo daba razón, porque éste tiene un carisma de ese que no se vende en las boticas.

Al verle de cerquita no había duda, es un ¡torero! creo que por compasión a mi vejez me hizo el más grande honor que he recibido de un toreo, el brindis de un toro, siempre he tenido la impresión de que no se le ha valorado en todisísima la extensión de su toreo a la mexicana y lo comprendo porque pa’ hacerlo habría que haber visto a los muy grandototes los auténticos de la época de oro, a los que por supuesto tampoco Campero vio y ahí radica la mitad de su grandeza que torea como los toreros de esa época, sin mácula de copia porque lo de él es natural.

Tiene tipo, se sabe torero y lo goza desde que parte plaza silbando de regocijo, trae tatuado en el cerebro el ruedo, el que lo conoce palmo a palmo, es lidiador completo, se despatarra como las manecillas del reloj de Granada, ese que da la hora al ritmo del pasodoble lariano, tiene un repertorio más amplio que antojitos provincianos, rehiletea a colores, cuadra la muleta como partitura torera y la lleva de aquí hasta allá, como desde hasta allá ha venido consumiendo la única comunión que en el toro fortifica ¡la legua!, esa que trae grabada en las suelas y en el alma, en las noches de la penumbra y en la soledad de la incertidumbre, caminos y polvorientos senderos que ha zurcado montado en la rosa de los vientos, que lo ha llevado por todos los confines, diez años entre el lodazal de las puñaladas traperas, las que dan los hombres y también los toros de media casta, el no conoce los flanes y si las cornadas, los sufrimientos pero también el sueño inquebrantable de caligrafiar un día su nombre entre los que han sido toreros de verdad, que son muy pocos pero bien valen su peso en oro.

En Tamaulipas existe un paraíso de esos que llaman mágicos y ahí aparecerá en el venidero mes de julio Paulo Campero, al lado del hijo del más grande Manolo Martínez, para que una vez que se consume el intercambio de capote por muleta, podamos decir aquello de ‘La revolución no se ha bajado del caballo, aunque parezca raro… sigue haciendo justicia’



Explorar artículos
Artículo anterior Hay que volver a la semilla FERIA TORO 2017 Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo
Publicidad