Próximos Carteles
Diciembre 2017
Add event Envíar evento
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Facebook Fan
Pares al Quiebro > Jorge Gutiérrez: Un grande en el recuerdo

Jorge Gutiérrez: Un grande en el recuerdo

Publicado por El Vito el 21/10/2014
Jorge Gutiérrez: Un grande en el recuerdo
[El Vito] Luego de siete años sin pisar una arena, tomar en sus manos un capote o una muleta Jorge Gutiérrez abrió de par en par la Puerta Grande de la Santa María de Querétaro.

Por ser parco y retraído, parecía ausente; pero, expresándose con el capote o la muleta en el toreo de salón, Jorge Gutiérrez copaba la escena aquellas mañanas del agosto caraqueño.
Eran los días de agosto de la temporada de 1976 y se vivía con inusitada intensidad la fiesta de los toros en Caracas. Surgían ganaderías, fechas y competencias y aparecían empresarios y organizadores por las cuatro esquinas. Roberto Marubini le había agregado fechas al calendario ya amplio y extenso, el que había organizado Gregorio Quijano en su descomunal proyecto de Taurivenca.
El que mayor número de novilladas ha logrado reunir en temporadas consecutivas en Venezuela.
Impresionó Jorge Gutiérrez en el parque de Los Caobos, igual que en la plaza. Fue en aquella mañana de agosto que nació mi admiración por este torero de Hidalgo. Un torero diferente al común del profesional de los toros. Cabal como hombre, al que aprendí respetar y admirar, en los dos meses que vivió en Caracas.
Era Caracas una ciudad taurina. Sembradas en surcos de pasión surgían como flores en el jardín del toreo las peñas de gran actividad, las tertulias de los bares y restaurantes.
La tertulia más conocida era la de Los Cuchilleros, en la esquina de Candilito. Reunión los martes en casa de los hermanos Campuzano. A horas del mediodía caían por Los Cuchilleros los toreros que actuaban en la temporada, empresarios como Sebastián González y Manolo Chopera, igual que los periodistas Rodolfo Serrada Reyes "Positivo", Federico Núñez César Dao y el Gordo Martínez. Fotógrafos con la jerarquía del gran Ramón Medina "Villa" y de Roberto Moreno. Los ganaderos de moda, de Los Aránguez, Alberto Ramírez, Oscar Aguerrevere de Tierra Blanca y Maribel Branger de Tarapío. Aficionados de jerarquía: Manolo Marín, Freddy Olavarría y Manuel Vílchez "Parrita". Pepe Lobato "Jerezano", Salvador Sánchez "Manchego" y profesionales: Carlos Saldaña, El Negro Bolívar, Camachito...En fin, ahí se reunía el toreo en un cartel que integraban Antonio Chenel "Antoñete", Manolo Escudero, El Capea, Paco Camino, David y Juan Silveti... Entre muchos!
Entre los asiduos a las tertulias estaba un gran aficionado andaluz, Aurelio "Piquito". Para la época de Brillante y de Jorge Gutiérrez era propietario del Bar Sport, famoso treinta años atrás porque sus habitaciones servían de habitaciones a toreros como Raúl Acha "Rovira" y su fraternal amigo Gabriel Alonso "El Cagancho Rubio.
Este señor, que le llamaban "Piquito" porque hizo una fortuna vendiendo pan de piquito por las calles de Caracas, les abrió las puertas de su casa a los dos novilleros mexicanos. Nos recordaba "Piquito" que el gusto por el picante de Alfredo y de Jorge era tan exagerado que por comida consumían un frasco de Tabasco.
Cuando Jorge se presentó en Caracas, apenas tenía experiencia de cuatro o cinco novilladas. Fue tan grata la impresión que dejó en sus primeros lances que alborotó a la afición y le comparaban con Manolo Martínez. Cosa que hizo México también, en los inicio del hidalguense, pero la realidad fue otra, surgió en el tiempo un maestro del toreo, artista con personalidad propia. Esta evolución tuve la fortuna de atestiguarla gracias a destacadas actuaciones en la Plaza México, donde Jorge Gutiérrez se convertiría en un torero consentido por aquella afición.
Esa historia, tiene muchos que la escriban.
Quiero referirme a mi testimonio en España, donde según Nelson Arreaza en meticulosa investigación toreó mas de treinta corridas. Desde su alternativa con la terrorífica corrida de Celestino Cuadri, como aquella tarde en Burgos con los toros de Manolo González junto a dos "monstruos" del treo como lo han sido El Capea y Espartaco.
Gutiérrez no fue de paseo a España, desde que pisó arena íbera el de Tula tuvo una actitud digna y muy profesional. Si Madrid fue un Rubicón lleno de trampas, Bilbao no se quedó atrás. España toda le clavó divisas de terror como si fueran banderillas: Conde de la Corte en Madrid como en Bilbao, y en Madrid también los de Celestino Cuadri y la inolvidable corrida de los Moreno Silva la tarde de la horrible cornada a Curro Vázquez cuando en el Sanatorio amanecimos junto a Jaime Rangel y Bojilla esperando lo peor para el gran torero rubio de Linares.
Queridos personajes surgieron siempre en el camino de la amistad con Jorge Gutiérrez. Su suegro José RamónVillasante en inolvidables tardes de tertulia junto a Jorge Cuesta y Laura Herbert de Villasante, su gran admiradora. En México aquellas comidas entre grandes y muy apreciados amigos organizadas por Chucho Arroyo, junto a quien compartimos en Caracas una tarde de triunfo celebrada en El Punta Grill de Las Mercedes, tarde en la que realizó una grandiosa faena Jorge ante un toro de José Julián Llaguno.
Este minucioso trabajo realizado por Nelson Arreaza, abre senderos en el recuerdo. Senderos torerísimos junto a una gran figura de la Fiesta de los Toros, el hidalguense Jorge Gutiérrez. Un maestro del toreo que, hace poco en la Santa María de Querétaro, en enero de este año luego de siete temporadas sin pisar una arena taurina, desplegar un capote o agarrar una muleta estuvo inmenso en el festival homenaje a su apreciado amigo Jorge San Román "El Queretano".
De corazón se preparó Jorge Gutiérrez para ese evento. Estoy seguro significó para el compromiso de su vida. Un compromiso de vida en compañía de su fraterno amigo Alfredo Gómez “Brillante” quien dobló su contrato de obligaciones, y acompañó a Jorge en su preparación por los tentaderos de los ganaderos amigos.





Explorar artículos
Artículo anterior Hace 11 años David Silveti La Cruz de Hierro, Haciendo caminos al andar Artículo siguiente
Votos totales: 0
Puntuación media: 0
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor Hilo